Una oferta de referencia para toda la provincia

  • La ampliación del Museo Provincial se inició, en la primera fase, en la década de los ochenta

La actual configuración del Museo de Cádiz se cerró hace cerca de dos décadas, cuando concluyó la segunda fase de la ampliación y remodelación del viejo edificio de la plaza de Mina, atendiendo al plan director elaborado en 1980. El parón ha sido largo: falta de interés político, falta de presupuesto y dificultades para buscar un lugar alternativo a Bellas Artes. Ahora, la Junta sitúa el Museo como uno de sus referentes para el 2012; la financiación está garantizada, y el Ayuntamiento de Cádiz cedió suelo en Astilleros para poder construir la Casa de las Artes y así dejar hueco para la ampliación.

En esta larga espera se ha presentado una oportunidad única para dar aún más prestigio al complejo museístico: la cesión de la Casa Pinillos por parte de su propietaria Carmen Pinillos, como legado tras su fallecimiento.

Este inesperado regalo obligó a replantearse el diseño interior del museo a fin de unir a su plan director un edificio de considerables dimensiones, como es el aportado por Pinillos.

Una vez concluya la tercera fase de la reordenación y ampliación del Museo de Cádiz, el mayor de la provincia y un referente nacional, el acceso principal será a través del callejón del Tinte, hoy acceso a Bellas Artes.

A modo de una plaza pública peatonal, con una pequeña terraza exterior, este cambio de puerta (la de la plaza de Mina será una entrada 'institucional') permitirá al futuro complejo museístico dividir espacios de tal forma que la tienda (un servicio hoy infrautilizado), el nuevo auditorio y otras dependencias puedan estar abiertas mientras que el resto del edificio permanezca cerrado.

El diseño del edificio divide en tres plantas todo su capital expositivo, con especial referencia para los restos arqueológicos, el legado de los títeres de la Tía Norica y la importante colección pictórica. Buena parte del conjunto se va a perfilar bajo la idea de 'Cádiz y el mar'.

Así, se resaltará los periodos de esplendor de Cádiz, poniéndolos en relación con el entorno provincial, integrando las colecciones de arqueología y bellas artes como partes de un todo utilizando para ello las más modernas técnicas expositivas. El aumento del espacio útil permitirá sacar a la vista de los visitantes buena parte del material que el Museo hoy guarda en sus depósitos por no contar con salas libres para mostrarlo.

El complejo contará también con salas para exposiciones temporales (ampliando la actualmente existente en el patio del edificio), lo que ha sido especialmente reclamado desde el Consorcio del Bicentenario.

Si la conclusión de la tercera fase del Museo permitirá a la provincia contar con un centro cultural, la inclusión en el mismo de la Casa Pinillos va a potenciar aún más esta oferta.

El legado de Carmen Pinillos va a permitir transformar este edificio en "una visita complementaria e imprescindible". El plan museológico sitúa en este inmenso inmueble la sección 'Cádiz y ultramar', que mostrará cómo vivía la burguesía gaditana hasta el siglo XIX, hilvanando esta visión de la ciudad con el eje central de Cádiz y el mar.

A lo largo de las tres plantas del edificio, más la azotea y la torre mirador, se documentarán el espacio urbano y doméstico, los negocios ultramarinos, la vida familiar y social y las instituciones científicas y culturales de los siglos XVIII y XIX. Todo ello en una clara apuesta de la Consejería de Cultura de la Junta por recuperar la importancia que el mar ha tenido durante siglos para el desarrollo económico, cultural y social de Cádiz y todas las localidades cercanas.

Antes de que concluya el presente mes se conocerán qué empresas se han presentado al concurso, previo paso para adjudicar las obras que se alargarán durante unos 16 meses. Así hay tiempo por delante para que esté listo en el 2012.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios