"El mar me sale del alma desde que era pequeño"

  • PescadorRafael Limón ha sido pescador desde que tenía 8 años hasta ahora. Fue vicepatrón en la Cofradía de Algeciras. Tiene una pescadería, pero ahora se jubila. Foto: J.M. Quiñones

Nació en Sevilla, pero es un algecireño al que el mar le sale del alma. Con 8 años se escapaba de casa para embarcarse en los barquitos que pescaban en la Bahía. Entonces traía de cabeza a su abuela. Mientras fue a la escuela, Rafael Limón estudiaba de día y pescaba de noche. Pero a los 17 años le metieron interno en un colegio en Granada, en cuya etapa incluso quiso ser seminarista.

Cuando regresó a Algeciras volvió a las andadas y se embarcó de nuevo. Tenía entonces 13 años.

Rafael Limón recuerda cuando a los 17 años pescaba en Marruecos, Mauritania y Senegal e incluso llegó a coger atún en Liberia. Sus comienzos fueron como ayudante de motorista. Pero no quería seguir en ello y se hizo patrón, obteniendo el título de técnico de pesca. Sudamérica, Norte de Europa, fueron también destinos a bordo de mercantes. Tras un paréntesis de cinco años como vicepatrón de la Cofradía de Pescadores de Algeciras, años muy conflictivos para la pesca, regresó al mar. Pescó en Mallorca, Alicante y en el 97 regresó a Algeciras para embarcarse en traíñas y hasta hoy en que está a punto de jubilarse, pero las cortas pensiones le obligan a buscarse un complemento. Opina que la vida en el mar, la pesca, es cada día más complicada y está más abandonada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios