firmado mister j. por J. Fernández

El largo camino a la redención

  • El nuevo Fantasma Errante debe obedecer el mandato de unas voces si quiere conseguir su objetivo, y en torno a él se articulan los sospechosos habituales

Creado en 1952 por los fenomenales John Broome y Carmine Infantino, el Fantasma Errante es uno de esos personajes fascinantes e inclasificables que pueblan el universo DC. Nació en un momento crítico para la industria del superhéroe, cuando otros géneros como el terror o las historias de crímenes acaparaban la atención, y en su génesis se aunaron ambos: el Fantasma era un justiciero paranormal, de origen desconocido, que lidiaba con misterios sobrenaturales y la pura maldad humana. La primera serie duró apenas seis números, y el personaje se fue al limbo hasta que regresó a finales de la década de 1960, gracias al acierto del mítico editor Joe Orlando, en una nueva cabecera en la que destacaron los guiones de Robert Kanigher y Len Wein. Les acompañaban una pléyade de artistas como Bill Draut y, sobre todo, el recordado Jim Aparo, más un influyente Neal Adams en tareas de portadista. Con tal nómina, no es de extrañar que The Phantom Stranger se convirtiera en una cabecera de culto, y su personaje en uno de los más queridos por los DC-adictos.

Tras la cancelación de su segunda serie en 1976, el Fantasma Errante siguió mostrando palmito aquí y allí, como secundario de lujo, e incluso protagonizó una miniserie de cuatro tebeos en 1987, con un incipiente Mike Mignola -apoyado en las tintas por Craig Russell- dando vida a los guiones de Paul Kupperberg. A falta de una historia iniciática u origen, ese mismo año le adjudicaron cuatro distintos al Fantasma en el curioso Secret Origins 10, un spin off del evento Legends que contó de nuevo con Aparo y el siempre genial José Luis García-López, entre otros, e incluyó una imaginativa hipótesis bíblica debida a Alan Moore y el propio Joe Orlando. Con todo, ha habido que esperar hasta finales del año pasado y la revolución de los New 52 para que el Fantasma recupere cabecera propia y obtenga un origen (más o menos) explícito: en la nueva continuidad es el mismísimo Judas, condenado a vagar por el tiempo por su pecado de avaricia al traicionar a Cristo, y junto a los también condenados Pandora y Question compone la llamada Trinidad del Pecado.

El volumen 4 de Phantom Stranger llegó a librerías con fecha de diciembre de 2012, escrito por el incombustible Dan DiDio -que además de guionista es un alto cargo editorial de la compañía- y dibujado por el veterano Brent Anderson, aunque conviene anotar que este último ha permanecido solo cinco meses y que DiDio comparte créditos desde el cuarto número con otro notable veterano, J. M. DeMatteis. El nuevo Fantasma Errante, que conserva el característico aspecto del antiguo, debe obedecer el mandato de unas voces si quiere alcanzar la redención, y en torno a él se articulan los sospechosos habituales: el Espectro, el Doctor Trece, Deadman y todos los raros empedernidos que uno esperaría encontrar por aquí. Un extraño entre nosotros compila los números 1 a 7 de la nueva cabecera, más el número 0, y todos juntos configuran un inicio sólido y prometedor, con espacio para futuro y con un cierto sabor a tebeo de otra época que se agradece.

Dan Didio, J. M. DeMatteis, Brent Anderson, Gene Ha, etc. ECC. 160 páginas. 14,95 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios