"Si no haces cosas distintas no comes, salvo los genios"

  • Francisco López disfruta del éxito que obtuvo su espectáculo '¡Viva Jerez!' con la tranquilidad de que la "maquinaria" de la muestra está "absolutamente engrasada"

-El Festival ya camina solo...

-Sí. El festival ya tiene su propia vida, su propia existencia y su fuerza para caminar. La maquinaria del festival está ya absolutamente engrasada. Es un proyecto tremendamente contrastado que lo que necesita cada año es ir matizándose, ver qué cosecha hay ese año, pero el festival tiene ya la suficiente madurez como para funcionar sin miedo.

-Se está trabajando en la proyección internacional del certamen, ¿se puede crecer?

-Nosotros siempre trabajamos en esto y claro que se puede crecer. Pero para tener más proyección internacional necesitamos más oferta y más diversidad de la misma en la ciudad. Y esa oferta, en la estructura actual del festival, está ya bastante limitada desde el punto de vista de oferta de cursos y espectáculos. El concepto de festival no puede aumentar más si no queremos romperlo. Tiene que ser la propia ciudad la que crezca. Podemos insistir en la presencia internacional, pero nuestro festival es muchísimo más conocido en el extranjero que en España y el 80 por ciento de usuarios son extranjeros. Los cursos están agotados y la venta de entradas está un 30 por ciento por encima de los ingresos del año pasado.

-La idea de sacar la marca del festival para que se conozca fueraý

-Por supuesto. Está claro que tener una embajada de flamenco contrastada fuera de Jerez ayuda no sólo al flamenco sino a cualquier proyecto de la ciudad que quiera vincular su presencia exterior con el flamenco. Producir desde el festival era una asignatura en el que teníamos que trabajar. El espectáculo ¡Viva Jerez! está pensado como un proyecto que vende la marca de Jerez en su sentido más amplio.

-En estos once años se ha ido encontrado un camino cierto de unir teatro y flamenco, de dar al flamenco ese carácter de espectáculo.

-Qué duda cabe que si sólo existe la Bienal de Sevilla como gran acontecimiento cada dos años y de pronto hay un Festival que da cuenta de 20, 30, 40 y 50 espectáculos y aparece una Bienal de Málaga y el Suma Flamenca de Madridý Once años pueden desgastar muchísimo, pero no son nada desde el punto de vista de la evolución y el proceso de creación artística. Probablemente me equivoque pero creo que en los últimos quince años el concepto de flamenco como espectáculo ha tenido una eclosión nunca vista. Y la han propiciado las demandas de los grandes festivales que han ido surgiendo en este país, entre ellos éste. Ello ha obligado a toda una generación de artistas a hacer las cosas de otra manera. Hablo de artistas de 20, 30 y 40 años que ahora mismo viven una tremenda eclosión.

-El que no se ponga las pilas y no se rodee de profesionales estará perdido dentro de unos añosý

-Efectivamente. Si rescatamos la historia del teatro entre 1570 y 1580, y vemos qué pasaba en los escenarios españoles, estoy convencido de que se representaron 2.000 comedias y sólo perduran dos. Pero no lo veo como un fracaso, sino como un reto. A lo que sí animaría es a no caer siempre en los mismos errores, a saber que las cosas, menos para los genios, siempre ocurren de la misma manera. Hay que conocer lo que se hereda, saber lo que se está haciendo en general, y a partir de ahí intentar absorber todo eso y ver cómo uno, cuando se ha comido ese potaje, hace su propio potaje. No hay que intentar copiar a otro.

-Siguiendo con su ejemplo culinario, el flamenco ha aprendido a pasar de presentar el potaje de cualquier manera a hacerlo de una manera mucho más refinadaý

-Es que hay gente que sigue pensando que el flamenco donde evoluciona es en el tabanco y es un error. El flamenco evoluciona desde el siglo XIX cuando entra en un escenario donde alguien está dispuesto a pagar para ver. Hasta que todos los grandes de la historia no se ven urgidos, porque deciden comer de eso, a subirse al café cantante, a la plaza de toros, a girar por el mundo, a los teatrosý Hasta que eso no ocurre el artista no se ve obligado a profesionalizarse y crear cosas nuevas, distintas a lo que hacen los demás. Si no haces cosas distintas no comes. Salvo personalidades individuales indiscutibles, que hay poquísimas, no puedes hacer nunca el mismo espectáculo, no puedes. Tienes que ser el mismo pero hacer cosas distintas cada vez.

-Esa frase resume la esencia del propio festival, ser el mismo pero haciendo cosas distintasý

-Pero distintas porque hay que evolucionar...

-¿Qué toca ahora? ¿Cómo se plantea su futuro?

-Toca empezar a vivir de otra manera. Todos hemos ido hacia el mismo sitio y las cosas desgastan.

-Este festival siempre ha invitado al que quiera arriesgar, le ha abierto las puertas...

-Siendo un proyecto que tiene sentido, hecho por buenos artistas y que creen en él, claro que lo presentan aquí, adónde si no.

-Son cosas que a nivel personal son muy gratificantesý

-No entiendo cómo el Nuevo Ballet Español no baila en Andalucía. O cómo Mayte Bajo o Miguel Ángel Berna no vienen. Para nosotros son pequeños orgullosý

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios