El escritor franco-afgano Atiq Rahimi gana el prestigioso premio Goncourt

  • La novela galardonada describe la lucha de una viuda contra el fanatismo talibán

Desde hace más de 40 años, en Afganistán, la patria de Atiq Rahimi, reina la guerra, la represión, la destrucción y la violencia. "Afganistán simboliza para mí todo el horror del mundo. Mientras eso siga siendo así, no dejaré de escribir sobre Afganistán", ha dicho el escritor nacido en 1962 en Kabul. Su última novela, Syngué Sabour. La pierre de Patience, distinguida ayer con el premio Goncourt, trata del país que dejó en 1984.

En forma de monólogo, la obra describe el duelo y los miedos de una mujer que pierde a su marido y al mismo tiempo expresa de forma conmovedora su odio contra un sistema de represión política y religiosa. Rahimi proviene de una familia adinerada y culta. La poesía lo acompaña desde que era niño y la convirtió en su arma contra la violencia y el terror. "Necesitamos escuelas y hospitales para nuestro espíritu y nuestro cuerpo. Pero para reencontrar nuestra alma, necesitamos más poesía", declaró el escritor, que pertenece a una generación de afganos que tuvo que ver cómo tras la caída de la monarquía en 1973 y el golpe de Estado de 1978 la elite afgana fue arrestada y asesinada.

Con sus textos considerados demasiado "liberales y occidentalizados", entró en conflicto con la censura. A principios de los 80, fueron prohibidos. Cuando la situación se hizo cada vez más insoportable, huyó en 1984 primero a Pakistán, antes de que en 1985 se afincara en Francia y estudiara en la Sorbona en París, donde rodó su primera película documental.

Rahimi, que fue a la escuela francesa en Kabul, escribió su primera novela en 1996, después de que su hermano hubiera sido asesinado. Y así surgió su primera y exitosa novela Tierra y cenizas, que relata la historia de un abuelo que recorre con su nieto el país devastado para informar sobre la muerte de todos los familiares. Este celebrado debut le sirvió de base en 2006 para el guión de su primera película como director.

La novela premiada ayer es la primera que escribe en francés. "Es muy raro. Cuando estoy en Afganistán, me convierto en francés. Cuando estoy en Francia, en afgano", afirmó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios