Entre la forma clásica y el folclore

Tercer Festival Internacional de Guitarra de Sevilla. Zoran Dukic, guitarra. Programa: Obras de Antonio José. Llobet, Ourkouzounov, Bach, Barrios, Piazzolla y Bogdanovic. Lugar: Sala Joaquín Turina del Centro Cultural Cajasol. Fecha: Miércoles 24 de cotubre. Aforo: Tres cuartos de entrada.

El guitarrista croata Zoran Dukic (Zagreb, 1969) hizo pendular su programa entre las formas tradicionales y el folclore. La monumental Chacona de la 2ª Partita para violín solo de Bach con que abrió la segunda parte fue buena muestra de la primera tendencia. Versión muy concentrada en una transcripción absolutamente respetuosa con el original y que acaso pecó de un tempo algo premioso, especialmente en la sección central en modo mayor, donde también su sonido cayó por momentos en cierto preciosismo (en los pianissimi) que hizo perder tensión al conjunto de la obra.

En general, en las maneras de Dukic pueden la elegancia, el gusto por lo pulido, la claridad a los grandes contrastes o los juegos de colores. Muy pulcra fue la interpretación de la espléndida Sonata de Antonio José Martínez Palacios, ese singular y triste caso de la música española del siglo XX, singular porque se le suele conocer por su compuesto nombre de pila, triste porque Antonio José fue fusilado en Burgos a los pocos meses de empezar nuestra última Guerra Civil. Las dinámicas tenues y la combinación de intensidad y delicadeza del movimiento lento fueron lo más distinguido de la interpretación de Dukic.

A la forma de la Sonata recurre también el guitarrista y compositor búlgaro Atanas Ourkouzounov (1970) para una obra basada en complejos ritmos balcánicos, el mismo sentido de las Seis miniaturas balcánicas del serbio Dusan Bogdanovic (1955), un curioso divertimento para tiempos de guerra (1991). Muy delicadas y tiernas resultaron las armonizaciones de Miguel Llobet de cuatro canciones populares catalanas, y más refinadas que coloristas la danza paraguaya de Barrios Mangoré y su bello y triste Choro de Saudade. Espléndido su Preludio, de aire romántico, una vez más la forma más clásica en estrecho contacto con la música popular, una buena divisa para la música de Piazzolla, que completó programa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios