Una estrategia de comunicación... sin demasiado que contar todavía

  • La Junta presenta junto a grandes creadores de la comunidad la marca 'CulTUra', un plan para "fortalecer la imagen del sector y fomentar la participación ciudadana"

Comentarios 25

Impresionaba mirar ayer entre los asientos del Teatro Central: en el patio de butacas se encontraban algunos de los autores e intérpretes más respetados de la comunidad autónoma. Los poetas Pablo García Baena o Juana Castro, los flamencos Manolo Sanlúcar, Fosforito, Matilde Coral o Arcángel, el barítono Carlos Álvarez o el director de orquesta Pedro Halffter, y el dramaturgo Salvador Távora, entre otros, asistían al primer acto que convocaba la Consejería de Cultura para el nuevo curso. Un tanto para los que organizaban el acto; la plana mayor de la creación andaluza había asistido a la llamada. La historia prometía, y las palabras preliminares de Tom Martín Benítez, presentador de una gala junto a la actriz Cuca Escribano, incrementaban las expectativas. "Les traigo una noticia. ¿Qué otra cosa puedo hacer yo?", se cuestionaba el periodista, antes de proclamar que se trataba de una nueva "que nos concierne a todos", una iniciativa "pionera en España". El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, lo ratificaría más tarde: se presentaba un acontecimiento "mucho más agradable que la prima de riesgo y las informaciones de la Bolsa".

¿Y para qué tanto despliegue? Para hablar de la marca CulTUra -adviértase el juego tipográfico-, una estrategia de comunicación concebida "para fortalecer la imagen del sector y fomentar la participación ciudadana". Dos herramientas útiles, una agenda cultural que informa de todas las actividades en la región y un portal donde los profesionales pueden publicar su perfil, a los que ayer perjudicó la solemnidad con la que se divulgaban. La impresión entre el respetable era que se estaba vendiendo humo: la web no tiene contenidos disponibles aún, sólo anuncia el proyecto. Y algunos de los pilares estratégicos de este plan desarman por su inocencia -¿a estas alturas resulta necesario "comunicar a la ciudadanía que la cultura es para todos" o resaltar que es "vital la importancia de las nuevas tecnologías"?- o directamente irritan por una imprecisión casi hilarante. Ahí va un botón de muestra: "Proponemos un plan sinérgico. Con acciones básicas que sumen y sean adecuadas para muchos colectivos. Un plan aplicable. Muy práctico". Que una administración presuma de "un plan aplicable", a estas alturas, reconforta, sobre todo con la que está cayendo fuera. Alguien preguntaba, cuando el público de la gala salía un tanto perplejo: "¿Y éste es el proyecto estrella del otoño, que ha reunido a toda esta gente?" .

La presentación de CulTUra deparó momentos algo sonrojantes para quien maneje con soltura el Iphone: el asombro con que Cuca Escribano celebraba una descarga gracias a un código QR no casa bien con un proyecto que se jacta de tener "la innovación como eje de futuro". Griñán matizó, en todo caso, que la creación va más allá de lo tecnológico. "No confundamos lo digital con lo cultural", alertó el presidente, después de asegurar que en la comunidad autónoma había 46.000 empresas culturales que daban trabajo a 120.000 personas. Y añadió que iniciativas como ésta "lo que pretenden es hacer más conocida la cultura y dar más facilidades al creador para que siga creando. Ésa es la clave de todo este tinglado".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios