"Fue como una estaca. Estaba seguro de que iba a ganar el otro Goya"

  • El actor Alfredo Landa estuvo ayer en Cádiz para grabar la entrevista que el periodista Carlos Dávila le hizo para el programa 'El Tercer Grado', que emitió anoche la emisora municipal de televisión

Alfredo Landa es un navarro que ejerce de navarro. Al mantener una conversación con él, su acento parece más pronunciado y la expresividad que transmite a través de la pantalla, es aún mayor en persona. A sus 74 años -el próximo 3 de marzo cumplirá 75- tiene una vitalidad envidiable. El actor estuvo ayer en Cádiz para grabar la entrevista que el periodista Carlos Dávila le hizo para el programa Tercer Grado que emitió anoche Onda Cádiz. Tras la grabación, Landa atendió amablemente a los periodistas que le esperaban fuera.

El intérprete dijo que había venido a Cádiz "sólo para esto". Y reconoció que tiene una "obsesión" relacionada con esta ciudad, y es venir un año a los carnavales. Pero afirmó que le tiene miedo. "Un miedo honesto y bonito. Porque como sé vuestro carácter, vuestra alegría, vuestra convivencia con todos, pues me vais a dar una paliza... Pero lo digo en buen sentido. Ojalá". Y es que es muy consciente del cariño que le tiene el público, algo que le enorgullece.

Aseguró que su retirada del cine es definitiva, y no se volverá atrás "porque soy navarro de verdad, y cuando un navarro dice que esto es así, es así".

Afirmó que ahora mismo se siente muy feliz y al preguntarle si le queda alguna asignatura pendiente en la vida, contestó rotundo: "Nada. Pendiente, nada".

Landa recuerda con cierta tristeza la noche del pasado domingo, día 3 de febrero. "La noche más amarga de mi vida", según le confesó momentos antes a Carlos Dávila, haciendo referencia a la gala de los Premios Goya. Cuando fue a agradecer el Goya de Honor que le concedió la Academia de Cine española, se quedó en blanco y apenas pudo pronunciar algunas palabras. "Se me olvidó todo. No me salía nada de nada. Fue horrible. Horrible", afirmó.

Aquel suceso llamó mucho la atención a todos los espectadores. ¿Cómo a un hombre tan acostumbrado a hablar en público le pueden traicionar de esa manera los nervios? Al propio Landa también le sorprendió. Y se preocupó. "Fui al médico el lunes para que me mirara, a ver si tenía algo. Y me dijo que no, que era un shock emocional, que puede pasar en muchas ocasiones, pero que no tenía ninguna importancia", relató el artista. Así que él mismo le quitó trascendencia al asunto: "Bueno, es igual. Pero luego todo ha resultado bien".

En los XXII Premios Anuales de la Academia de Cine, Alfredo Landa también aspiraba al galardón de Mejor Interpretación Masculina Protagonista, por la película Luz de domingo. Al final se lo llevó Alberto San Juan, por Bajo las estrellas. Esto ha sido para el navarro "más que una espinita clavada, una estaca. Porque yo lo pregonaba, yo dije que estaba seguro de que iba a ganar el otro Goya también".

En su trayectoria profesional, hay un personaje que le hubiera gustado interpretar: un vagabundo. "Y lo he pedido muchas veces". Pero "un vagabundo con toda la extensión que supone, que es amoroso, tierno, inteligente, culto, sensible. Lo que pasa es que es difícil aunar todo eso. Pero sí me hubiera gustado mucho".

Para él, ningún tiempo pasado fue mejor. "Todos los tiempos han sido estupendos. Todos. Cada uno tenía su arista, su cosa, pero eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor, es mentira. Son tonterías que dicen. Los tiempos hay que hacerlos buenos uno mismo". Y esto lo dice un hombre que manifiesta que, tras muchos años de éxito y de convertirse en un referente del cine español, no ha cambiado nada. "Estará feo que yo lo diga, soy un tío cojonudo", comenta entre risas.

Ahora piensa dedicarse "a no hacer nada". Algo que repite insistentemente cada vez que se le pregunta por lo que va a hacer, o ya está haciendo, tras el anuncio de su retirada. Porque asegura que tiene "gran capacidad para no hacer nada". De hecho, al despedirse, le decimos que aproveche para descansar tras tantos años de trabajo y él se va diciendo: "Voy a aprovechar para no hacer nada".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios