"Donde menos esperas hay una gran historia"

  • El reportero gráfico independiente sanroqueño desvela los entresijos de la profesión en un taller de la escuela de la Ufca

Fernando García Arévalo visitó Hebrón en 2002. Con su cámara colgada, encontró a un niño palestino que repetía de forma sistemática un dibujo. Halló el mismo en 33 de las hojas de la libreta del pequeño. De un tanque israelí. García Arévalo le hizo 33 retratos, a uno por dibujo. Fue su forma de relatar el conflicto en Oriente Próximo. El fotógrafo de Taraguilla, redactor gráfico independiente, imparte desde ayer un taller de fotorreporterismo en la escuela de la Ufca. Acaba de patearse los campos de fresas de Huelva para hacer un reportaje con las 31 nacionalidades que ha encontrado recogiéndolas. Ha recorrido España de punta a cabo y, fuera, sobre todo ha viajado por el norte de África y Oriente Medio.

-¿El de fotorreportero es el término que prefiere?

-Sí. El debate sobre la consideración de periodista siempre está ahí. Un reportero es el que aporta testimonio tanto gráfico como escrito.

-¿Qué claves de la profesión se propone revelar?

-Voy a hacer hincapié en la importancia de buscarle las vueltas a un trabajo, aspirar a un punto de vista original. Tienes que contar lo mismo que el resto de medios, pero de forma que aguante la inmediatez actual. Hoy todo pasa muy deprisa y ese es uno de los problemas a los que nos enfrentamos. A veces llegas con una foto que ya no consideran noticia porque ha pasado de moda. Los reporteros gráficos nos dedicamos a buscarnos la vida para ofrecer un trabajo con un punto de vista original. Hay que tener imaginación.

-¿Siempre se piensa en la gente como usted recorriendo el mundo?

-No tiene por qué. Se puede hacer lo mismo aquí mismo en el Campo de Gibraltar, con la llegada, por ejemplo, de submarinos nucleares.

-Entiendo por lo tanto que no buscan países, sino que persiguen la noticia.

-Es importante saber dónde se va y qué se puede contar. Hay que estar muy alerta y con la mente abierta. Buscando una noticia puede ocurrir que encuentres un tema paralelo que resulte muy interesante. Donde menos te lo esperas hay un pedazo de historia. Hay mil historias que hay que saber encontrar. Eso también te lo da la experiencia.

-Por lo que me cuenta es más importante la mirada que la técnica ¿Eso se puede enseñar?

-Esa es la clave. Es como enseñar a ligar. Es complicado. La técnica sí se aprende. Unos tardarán más y otros tardarán menos. Obviamente hay que saber hacer fotos, pero también tienes que tener a todos los niveles cultura visual, y un determinado bagaje. Hay que saber mirar más allá; eso es importantísimo. Creo que la fotografía de ahora tiene muchos megas y pocas migas. Son fotos con mucha calidad que no aportan nada. Tendemos a poner por delante la estética, pero ¿dónde está la información? Hay que contar cosas. La gente compra información. Un editor de Magnum ya dijo que primero se informa y luego se emociona. Si la foto te pega el pellizco en la barriga, mejor, pero luego. Para ver algo sólo artístico me voy a una exposición o me compro un libro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios