Un escritor demelodías

  • Más conocido por su faceta musical, el artista algecireño Florencio Ruiz Lara 'Flores el Gaditano' publica su último libro, 'Un afeminado singular', haciendo visible su creatividad literaria alimentada desde su niñez entre coplas y comparsas

"Nací para escribir, por eso escribo sin saber escribir", esa fue la respuesta que Florencio Ruiz Lara, más conocido como Flores el Gaditano, dio una vez a un curioso que le preguntó sobre su capacidad para plasmar todo aquello que le ronda por su cabeza en un papel. Escribió Versos y Ráfagas con 15 años, una primera obra que mostraba una madurez inusual para su edad. Actualmente está promocionando Un afeminado singular, libro que escribió hace una década pero que ahora sale a la luz de la mano de la editorial Letra Clara.

A sus 89 años afirma que aún le quedan historias por contar aunque "¿me dará tiempo?", se pregunta, sabiendo que sus hijos serán los perfectos aliados para que sus historias se publiquen y cobren vida eterna. Este artista algecireño, más conocido como leyenda viva del flamenco y autor de más de 1.500 canciones, ha vivido siempre a la sombra de un papel esbozando cada historia que asomaba por su mente. "No me ha hecho falta saber mucho para escribir", reconoce Flores el Gaditano.

El libro que actualmente promociona -Un afeminado singular- habla sobre la libertad sexual, de lo que Florencio apunta que "quiero demostrar a la gente que a una persona que sea buena no se le pueden quitar sus valores porque sea lo que sea, yo no estoy a favor ni en contra, sólo a favor de la gente buena". Aunque parezca paradójico éste no es su último libro escrito. "El último no lo he acabado, son dos que no sé si terminaré, Sucedió en primavera es uno que tengo medio escrito y el otro es El pueblo de los alcaldes, ahí los tengo los dos".

Rodeado de fotos enmarcadas en el salón de su casa, e incluso alguna que otra postal colgada directamente dedicada por la Casa Real, Florencio alimenta su sed por la literatura, entre viejos discos de flamenco y una maraña de libros. Reconoce haberse emocionado leyendo Un afeminado singular y haber saltado de terror mientras escribía una novela de miedo.

Los libros que más le han marcado son El Quijote y La Biblia. Del primero dice que "es una verdad contada como fábula y, el segundo, una fábula contada como verdad". Desde pequeño detalla que la figura de Jesucristo le ha dado una grandísima impresión, motivo por el cual iba mucho a la iglesia atraído por lo que representa. Curiosamente la hija le está ayudando a preparar una novela que él ha escrito llamada Enviado de Jesucristo. "Creo que va a molestar a mucha gente", asevera.

Unas ocho obras de Flores el Gaditano han visto ya la luz como Otro Willy o Revoltijo pasando por Anecdotario de humor y expresiones reflexivas, además de otras tantas inéditas. "La inquietud por escribir me vino desde que tenía ocho añitos cuando escribía coplas y comparsas", y es que aunque se le conozca más por su faceta de cantante y compositor, su vida musical siempre ha estado hilada a la necesidad de escribir.

Ha desfilado su lápiz por novelas, poesías, cuentos, historias del oeste y un largo etcétera. "Escribo desde que era un niño, lo que pasa es que muchas veces se escribe y lo encasillan a uno en el cante y como escritor no se ve tanto", reflexiona. Pero Florencio no podría jamás posicionarse entre el cante y la literatura: "todo lo que he cantado lo he producido yo". Y es que su pasión le lleva a desvelarse a cualquier hora, "me levanto de noche para escribir cosas que se me ocurren, sin eso yo no podría vivir. Por mi edad ya cantar me cuesta trabajo".

La creatividad literaria le ha llevado a tener admiradores como J. J. Benítez -creador de la serie de novelas Caballo de Troya- que le ha mandado algún que otro libro dedicado. "Desde hace mucho tiempo es amigo mío, le mandé las novelas que voy escribiendo y le encanta. Que una persona de esa categoría diga eso, hace que me sienta admirado y me pregunta cómo puedo escribir eso y yo no sé cómo lo hago". A través de esa reflexión el artista hace un viaje en el tiempo recordando apuntes de su amistad con Lola Flores, "le pregunté una noche en el tiempo que fui con ella, porque ella tenía una forma de mover los brazos como nadie -apunta-, '¿y eso que haces con la mano?', y ella me decía 'y yo que sé, yo lo hago', porque no tenía escuela ninguna, y eso se dan pocos en el mundo", recuerda.

Y es que Flores el Gaditano ha sido un artista que se ha creado a sí mismo, tenía dentro las historias y las dirigía a un papel. "Te inventas una historia pero cómo se lleva esto con 20 ó 30 personajes, unos más malos y otros más buenos, y me cuesta mucho trabajo, pero lo mío es tenerlo por dentro".

La oportunidad de editar Un afeminado singular le ha venido ahora, diez años después, "lo he sacado porque me salió la ocasión que quería, editarlo en una editorial de cartel y ya no intervengo en el libro sino la editorial y si se vende o no ya es cuestión de suerte, pero sacar un libro aquí, eso no tiene vida".

Actualmente son muchos los homenajes que recibe, desde el Premio Ateneo Algeciras 2010 hasta un busto en su honor en el parque María Cristina y ha sido propuesto Hijo Predilecto de Algeciras. "Los jóvenes se están dando cuenta que había algo, que no es de mentira, los mismos que antes no me hacían caso, ahora están echando cuenta, dicen que ha cantado, que ha escrito, que escribía las novelas pero se quedaban aquí", asume este escritor de melodías.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios