Una edición "cero" que celebra sus trece años

  • La directora del FCAT certifica la continuidad de la muestra entre Tarifa y Tánger Destaca la cercanía con la población de la tierra y un público más cinéfilo

"Intenso y bonito". La directora del Festival de Cine Africano de Tarifa (FCAT), Mane Cisneros, hizo un balance muy positivo ayer a este diario, antes de la gala de clausura, de los diez días vividos entre Tarifa y Tánger. Calificó la muestra de cine "como uno de los hijos pródigos que perdió en el ámbito de la cultura el Campo de Gibraltar y que regresa a casa acogido y se siente abrazado por la ciudad".

Es un festival transfronterizo con dos ciudades, cuatro idiomas y la organización ha aprendido mucho en esta edición, intentando aplicar las lecciones para que el año que viene "sea más y mejor".

Cisneros reconoció ayer que estaban "en plena euforia, pero el balance en caliente es tremendamente positivo". Su respuesta era evidenciada por el público que ha llenado salas, la participación en actividades, además de la acogida por parte de la propia población tarifeña. "Sabemos que este festival tiene sus detractores, pero también sabemos hoy que son muchos más los que quieren este festival, que los que no lo quieren". Cisneros certificó así que la idea de regresar a Tarifa y al Estrecho es muy importante.

La próxima edición, que será la decimocuarta, seguirá en la ciudad campogibraltareña. En torno al mes de mayo de 2017 volverá el FCAT, aunque matizó la directora que las fechas se moverán al continuar su carácter transfronterizo, compartiendo sede con Tánger, ya que coincide con fechas de Ramadán. "Estaremos obligados a adelantar probablemente las fechas, pero siempre moviéndonos en el mes de mayo".

La organización aún no cuenta con números sobre la mesa que asienten el seguimiento de esta edición, pero sí se han visto muchas sesiones con llenos, unido a debates muy intensos que han durado más de una hora. Los encuentros con cineastas han sido participativos. La directora sostuvo a su vez que han notado un gran cambio en el perfil de los espectadores. El público ha sido mucho más cinéfilo y menos ha sido la gente vinculada al mundo de la cooperación, de modo que se va consolidando como una cita cinematográfica. Además ha habido un público que ha cruzado el Estrecho a Tánger para ver películas allí.

Insistió Cisneros que el regreso a Tarifa ha sido prácticamente una "edición cero" y que dará sus frutos el año que viene, tras el balance positivo del presente.

El presupuesto con el que pensaban poder hacer el festival inicialmente se quedó en menos de la mitad, apenas se llegaron a los 140.000 euros, que aún no están cubiertos por una parte marroquí, a la espera de que cierren las cifras de aportación tras manifestar el apoyo. Si bien, reconoció Cisneros que tras la celebración del FCAT "hay que pagar restaurantes, hoteles o equipos". De hecho la oganización ha contado en esta semana con 36 personas, tanto de fuera como de Tarifa.

"Este es el año cero y espero que el que viene podamos repetir y tener un poco más de presupuesto y en otras condiciones, de manera que podamos trabajar de otra manera que no sea tan salvajemente como hemos preparado esto, porque nos hemos tenido que multiplicar".

Desde la dirección del FCAT, Cisneros aprovechó para defender que están muy contentos con el palmarés a nivel de países, formatos, género y espera que guste a mucha gente. "El festival está muy contento con los resultados".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios