El desenlace del Odyssey queda lejos del Estrecho

  • La cazatesoros ofrece el protagonismo del caso a Gibraltar desde el año 2000

El tesoro de Nuestra Señora de las Mercedes irá finalmente al Museo de Arqueología Subacuática de Cartagena (Murcia). Esta decisión desvincula el último capítulo del Caso Odyssey -si no el desenlace-, de una comarca que ha vivido muy de cerca la historia de un largo proceso por la recuperación del pecio.

Las crónicas siempre colocaron este área y a Gibraltar como protagonistas de este conflicto internacional desde que se conoció la presencia de la empresa cazatesoros estadounidense y sus atraques en el puerto del Peñón. Según recuerdan los archivos de este diario, Odyssey fue expulsada del puerto de Sotogrande (San Roque) en el año 2000. En la noche del 17 de mayo de 2007 un Boeing 757 fletado por la compañía desde Gibraltar voló rumbo a Tampa (Florida) con el cargamento de monedas perdido desde hacía más de 200 años que viajaba a bordo de La Mercedes.

Este acontecimiento marcó definitivamente la unión del Caso Odyssey con el Campo de Gibraltar,lo que se tradujo en una larga batalla judicial durante casi cinco años. El 18 de mayo de 2006 la empresa anunció el descubrimiento del pecio Cisne Negro -nombre clave- y la recuperación de un tesoro de 17 toneladas de oro y plata.

Aunque la compañía se negó a revelar el lugar del hallazgo, que situó en aguas internacionales, todo concluyó en la salida desde Gibraltar en 2007. Tras la recuperación del tesoro en febrero, el concejal sanroqueño del Partido Andalucista Manuel Melero volvió a poner a la comarca, y más especialmente a Gibraltar y San Roque, en el epicentro de la noticia. Cuando todo el mundo pensaba que el tesoro de La Mercedes ya se había recuperado en su totalidad, el concejal sanroqueño hizo pública su denuncia al anunciar que, con documento en mano, existían aún piezas de gran valor de la fragata que no fueron enviadas a EEUU en 2007, y permanecían en la colonia británica. Melero ofreció entonces un amplio documento titulado Black Swam -traducido al español como Cisne negro- nombre en clave usado por Odyssey. En el mismo se podían descubrir piezas de diferente índole, 59 en total, que arrojaban gran valor arqueológico, y entre ellas algunas monedas de oro y plata. Entre tornillos de metal, lentes de visión y numerosas reliquias catalogadas en el fichero pero desconocidas para España.

Este hilo, del cual tiró el concejal del PA, fue el punto de partida para que el pasado 7 de junio cruzasen la Verja parte de estas piezas. El Ejecutivo del Peñón defendió que no poseían nada ni tenían conocimiento de ello al conocerse esta existencia. Con el aterrizaje de los dos aviones Hércules en Madrid a finales de febrero con las 17 toneladas del tesoro de Nuestra Señora de la Mercedes parecía que el conflicto estaba resuelto. Sin embargo, otra vez en el Campo de Gibraltar, Melero, destapó aquel nuevo capítulo del Caso Odyssey que volvió a poner al Peñón y a la comarca en el punto de mira nacional. El mismo edil y también el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, pidieron que fueran sendas ciudades las que albergaran parte del tesoro. Aún aspiran a que ocurra, al menos de manera temporal.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios