Un aviso de bomba obliga a desalojar en Utrera el espectáculo de Leo Bassi

  • 'La revelación', aplazada ya hace diez meses por la "alarma social", se interrumpió cuando la función llevaba una hora pero se reanudó cuando se verificó la falsa alarma

El Teatro Enrique de la Cuadra de Utrera tuvo que ser desalojado la noche del viernes durante la representación de La revelación, del popular humorista de origen italiano Leo Bassi. Ya avanzada la función, una llamada anónima anunció la colocación de un artefacto explosivo en el recinto. Al principio, muchos pensaron que era una broma más del espectáculo, pero ante las serias indicaciones de la Policía, el público, el actor y el personal técnico se vieron obligados a desalojar el teatro.

Mientras se llevaba a cabo el correspondiente registro, Bassi hizo sacar una mesa a la calle y continuó entreteniendo a los desconcertados espectadores que, una vez desmentida la noticia por parte de los investigadores -que ahora prosiguen las investigaciones para localizar el número, al parecer de Sevilla capital, desde el que se realizó el anuncio- y con aquiescencia del propio Bassi y del alcalde de la localidad, Francisco Jiménez, también presente, volvieron a entrar en la sala para terminar de ver la función con toda tranquilidad y una buena dosis de entusiasmo.

Leo Bassi, último descendiente de una familia con seis generaciones de humoristas -su padre trabajó en EEUU con Groucho Marx, entre otros- es conocido en muchos países por su humor provocador e impertinente, así como por su compromiso con sus ideas. Ideas que, como él suele repetir, "expresa sin pedir permiso a ningún partido político ni a ninguna multinacional". Como sucedió hace años con los espectáculos de Els Joglars, sus desvergonzadas parodias han provocado siempre numerosas reacciones -del Ejército italiano, por ejemplo- pero en los últimos años han sido los católicos de extrema derecha los que han llevado a cabo numerosas manifestaciones a la puerta de los teatros acusándolo de blasfemo. En esta ocasión, fue la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Sevilla (Fecapa) la que invitó el jueves a hermandades y vecinos de Utrera a manifestar su "desprecio" por la actuación del actor.

Pero lo más grave es que, durante la representación de Instintos ocultos en el teatro Alfil de Madrid, y en el Círculo de Bellas Artes de Toledo -el 7 de marzo de 2008- sí fueron colocados artefactos (pólvora y una botella de gasolina).

Todos estos acontecimientos, además de entretener a los seguidores de Youtube, que incluso han galardonado un vídeo sobre los hechos en la sección de Noticias y política, tienen muy preocupado al artista quien, ayer, entre triste y enfadado, declaraba a este periódico: "Yo defiendo mis ideas, mi ateísmo, porque estamos en una democracia y acepto que cada uno exprese las suyas. Que se proteste o que se diga que no está de acuerdo con lo que hago, pero afirmar que soy peligroso puede incitar moralmente a algunos desequilibrados que están rompiendo todas las reglas del juego. Éso sí que es peligroso para una democracia".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios