"No he dejado nunca de escribir"

  • Algecireño desde hace 35 años, escritor, crítico literario y conferenciante, ha sido reconocido por una asociación que él mismo fundó por ser uno de los grandes dinamizadores de la cultura en la ciudad

A Luis Silveira, vital, locuaz y activo, de memoria prodigiosa, verbo fácil y conversación fluida, nadie le echaría los 83. Él mismo lo confirma al recordar cómo ni siquiera el médico se lo creía. Desde los 14 de esos 83 escribe y desde los 20 publicó. Hace 35 llegó a Algeciras, donde fundamentalmente desde hace 15 se convirtió en uno de los grandes dinamizadores de la vida cultural de la ciudad, sobre todo gracias a la creación de un selecto puñado de revistas básicamente literarias. Por este último motivo, al margen de los 83, los 14, los 20, los 35 y los 15, el ateneo José Román ha distinguido a este extremeño nacido en Madrid con el Premio Ateneo 2008. El propio Silveira fue el presidente fundador de la asociación. Agradecido por el reconocimiento, no es de los que se retiran con los galardones. No es de los que se retiran, sin más. Ayer mismo demostraba que está dispuesto a seguir batallando por una mejor salud de la cultura algecireña, que en estos momentos encuentra, por cierto, en delicado estado.

"Soy el padre de la criatura por acta notarial", se refiere al ateneo el premiado, ex militar y guardia civil que arribó a la bella bahía por motivos profesionales y que aquí se estableció después de rular por León, Teruel, Valencia o Almería, imposible elaborar su mapa vital al completo.

"El ambiente cultural era lo que más me interesaba a mí. Una vez que me jubilé pensé que había que hacer algo, que el mundo cultural estaba dejado de la mano de Dios", explica. "No encontraba el apoyo de nadie hasta que di con (José) Vallecillo. Cuando empezó todo a marchar, yo soy así, me dije que tenía que entrar sangre nueva". Era 1994 cuando nació un ateneo que hoy en día es uno de los principales agentes culturales de Algeciras.

"Yo dejo los proyectos en marcha, no los abandono", incide al recordar cómo cedió el testigo a Juan Emilio Ríos Vera, actual presidente del José Román. "Era el colaborador más importante de los que yo tenía".

Silveira añadió a la semilla del ateneo la siembra de revistas culturales, surgidas en distintos focos, desde la Casa Extramadura del Campo de Gibraltar -que él mismo también fundó- a periódicos o el Casino. "Dirijo y he dirigido ocho", informa. Una de ellas la creó hasta en la asociación de enfermos mentales Afemen, en una vertiente social de su trayectoria que también ha subrayado el ateneo a la hora de exponer los múltiples argumentos que han hecho acreedor de su premio a Silveira.

Se trata, por lo tanto, de una persona autorizada para calibrar el panorama cultural algecireño actual, ese que él siempre ha tratado de abonar con ánimo y constancia. Elabora el diagnóstico y marca un suspenso.

"Veo deficiente el ambiente cultural de Algeciras. Lo primero que se puede hacer, por ejemplo, es una revista como la que había antes. Cualquier pueblo con cinco o seis mil habitantes tiene una estupenda y aquí no. Estoy muy disgustado con la Casa de la Cultura (la Fundación), que no hace nada y se debe preocupar más. Esto se podría subsanar, hay que dedicarse más a la cultura individual y no sólo a impartir determinadas clases", censura quien también es conferenciante, crítico literario y escritor.

En cuanto a la faceta de autor, hay que advertir que la producción de Silveira es vasta, con más de 500 relatos publicados -muchos premiados- y varias novelas escritas. Tiene cuatro terminadas, pero no piensa buscar editor. En esa tarea está "desencantado". "Yo me cabreo enseguida", cuenta antes de enlazar rápidamente con el próximo tema o argumento.

"No he dejado nunca de escribir. Llevo escribiendo sesenta y tantos años. Esa es mi actividad. Estoy siempre escribiendo algo, ocho horas al día y tres o cuatro de lectura".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios