"El arte es cuestión de autoridad y de disciplina, hay que trabajar muy duro"

  • Según cuenta Juan Ignacio Rueda, es muy gratificante para él poder dedicarse a lo que más le gusta, que es la música y, además, recibir un reconocimiento y una remuneración económica por hacerlo

Mientras le hacen las fotografías para la entrevista, el guitarrista algecireño Juan Ignacio Rueda toca Asturias, de Isaac Albéniz. A petición popular toca jazz. Lo hace con timidez porque no es el género en el que se desenvuelve diariamente, que es el de la guitarra clásica.

-¿Cómo se le ocurre empezar a tocar la guitarra?

-Mis padres me animaron a tocar la guitarra flamenca cuando tenía unos nueve años. Empecé a recibir clases de Salvador Andrade, con quien estuve un año. Luego, me apunté al Conservatorio para tener una formación de guitarra clásica.

-¿A qué otros géneros le gusta aproximarse?

-Uno de ellos es el flamenco, aunque lo hago con distancia y de forma muy respetuosa. Pero, sobre todo, dejo la puerta abierta a estudiar jazz, lo que pasa es que actualmente no tengo tiempo para hacerlo. Si me propongo aprender guitarra jazz lo haré dedicándole todas las horas que dedico a la guitarra clásica.

-¿Cuáles han sido sus grandes maestros?

-He recibido clases magistrales por parte de profesores muy buenos, como el gran David Russell o Franz Halasz, mi profesor actual. Pero para mí, los maestros más importantes han sido los primeros que tuve, como Vicente Muñoz o Ignacio Ábalos, quienes me hicieron pasar de ser un niño a un adulto, musicalmente hablando.

-¿Cuáles son sus proyectos de futuro?

-Seguir formándome. Cada vez es más complejo lo que estudio. También quiero continuar con mis recitales, tanto en Alemania, donde vivo ahora mismo, como en España. Además, tengo que preparar dos concursos, uno de ellos es el Concierto Internacional de Guitarra Infanta Cristina, que se celebrará en Toledo el próximo año. En el futuro, me gustaría compaginar mi labor como intérprete con impartir clases.

-¿Lleva un programa determinado para sus conciertos o va variando ?

-Eso va en función del lugar y el público. Llevo un programa base, y lo ofrezco durante varios meses o, incluso, un año. Suele constar de música española, de Turina o Joaquín Rodrigo entre otros. Por ejemplo, para el festival de Stuttgart, tuve que adaptar mi programa, ya que su temática era la música contemporánea. Tuve que aprender una obra del compositor catalán Salvador Brotons en una semana.

-¿Por qué elige la música española como parte fundamental de su programa?

-Apuesto por la música española porque me gusta mucho y, además, al tocarla en el extranjero, me siento como un embajador de mi propia cultura. De todas formas mi programa es abierto, y también me gusta la música contemporánea, lo que pasa es que es difícil ofrecerla al público, debido al poco conocimiento que hay sobre ella.

-¿Por qué le gusta?

-La música contemporánea me resulta muy interesante porque está viva e, incluso, puedo conocer a los compositores y formularles todas mis dudas.

-¿Compone?

-No, estoy centrado exclusivamente en la interpretación, aunque me atrae la composición y trabajar con los compositores.

-¿Qué es lo más gratificante de su trabajo?

-Sinceramente, lo que más me gusta es tener la oportunidad de viajar mucho y compartir experiencias con personas de muchos lugares. Se produce un intercambio cultural muy rico, y puedo beber de él.

-¿Cuántos conciertos ha dado durante el verano?

-Pues vine de Bosnia y de Serbia en junio. Luego di dos conciertos, a mediados de junio, en España: uno en Cádiz y otro en Linares. Hace muy poco he estado en el festival de Stuttgart, en Alemania.

-¿Qué le parece la situación cultural en el Campo de Gibraltar?

-La situación está muy descuidada. Es una cadena en la que todos son culpables: desde el ayuntamiento que no invierte en cultura hasta los organizadores que no traen buenos espectáculos. Es muy triste y preocupante. En Algeciras no hay teatro ni sala de audiciones. Me parece increíble que tampoco haya cine, cuando el séptimo arte es algo tan propio de la cultura contemporánea.

-¿Qué consejos darías a aquellos que están empezando en el mundo de la música?

-Que se acerquen a ella de la manera más sencilla y honesta posible. Que aprendan, y que la utilicen como un medio de comunicación hacia los demás.

-¿Es verdad que los músicos son muy excéntricos?

-(Risas)La palabra no es excéntrico. Es, simplemente, que todo tipo de trabajo artístico requiere sensibilidad. Los artistas desarrollamos la sensibilidad de una manera especial. Por tanto, tenemos una personalidad característica.

-¿Qué puede decirme sobre Paco de Lucía?

-Paco es una fuente de motivación. Es algo sobrenatural. Lo considero el mejor guitarrista del mundo, aunque él se dedique al flamenco y yo a la guitarra clásica. Cuando lo escucho me entran muchas ganas de estudiar, me inspira muchísimo.

-Para terminar, ¿algún disco que no pueda dejar de escuchar?

-Sirocco, de Paco de Lucía, la grabación completa de la obra de Joaquín Rodrigo por Marco Socías y alguna canción de Sabina.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios