Un coleccionista privado se hace con el Goya por 60.000 euros

  • La obra, subastada ayer en Jerez por 'Medina Subastas' junto a otras tantas piezas, se queda en el precio de salida

Un dibujo de los últimos años del pintor español Francisco de Goya se vendió el pasado miércoles en una subasta en Londres por 725.000 libras (1.015.000 euros), dentro del precio estimado, según informó la casa Sotheby's. Ayer, en Jerez, unos miles de kilómetros más abajo, se subastó un boceto del mismo autor por 60.000 euros, precio de salida de la obra. ¿Cuál es la diferencia? Pues que la pieza londinense está firmada por el de Fuendetodos y es una obra acabada. La jerezana no tiene firma, es un boceto, pero eso sí, las dos propuestas son de Francisco de Goya.

La de ayer es una obra procedente de una colección particular de la ciudad de Cádiz, que es familia directa de Sebastián Martínez, afamado comerciante que acogió al pintor en su casa debido a su grave enfermedad. Hoy, la obra ha pasado a mano de un coleccionista privado que hizo su puja, la única, por teléfono, en una subasta organizada por 'Medina Subasta', una empresa netamente jerezana. Una cita en el Hotel Tryp a la que acudieron en torno a 60 personas, y algunas de ellas hasta aplaudieron cuando el Goya salió airoso de la subasta. La obra, que cuenta con su certificado por el doctor Morales y Marín y un análisis de pigmentos por el doctor Parra, fue ejecutada entre 1815 y 1820 y recoge una secuencia del cuadro 'El 2 de mayo de 1808 en Madrid' o 'La carga de los mamelucos'.

Además de este trabajo de Goya, se subastaron otras muchas piezas también de valor como grabados, esculturas, muebles, artes decorativas, plata, joyas valoradas desde 22.500 euros, relojes, abanicos... Un óleo de Jiménez Aranda, de Baldomero Ressendi, una talla de Ortega Bru, mantones de manila, abrigos de jaguar, vajilla, plata... De Montenegro y Capell hubo quien no dudó en llevarse las dos obras que salían a subasta, público que sin duda sabía a lo que iba, otros sólo se presentaron llevados por la mera curiosidad, el morbo de ver la 'venta' de un Goya.

Por ahora, el boceto de Francisco de Goya es la obra más destacada que ha subastado esta empresa jerezana, nacida hace dos años de la mano de dos jerezanos, Agustín Medina y Enrique Moraza, "porque Jerez es nuestra tierra y nos gusta apostar por ella. Aquí ha habido mucho gusto por las antigüedades y el coleccionismo", añade Agustín, que fue el encargado de conducir la subasta a muy buen ritmo por el elevado número de piezas (357) que se presentaban. Una actividad, la subasta, a la que muchos jerezanos ya se pueden ir acostumbrando con estos dos afamados emprendedores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios