El cine desde sus trincheras

  • El Festival de Cine Africano de Tarifa, que hoy arranca su quinta edición, vuelve a ofrecer una ventana a una industria de pocos medios y mucho mensaje · Eloy Azorín asistirá a la gala de inauguración

Comentarios 1

En algunos países de África sólo existen dos o tres salas de cine. En Nigeria cerraron a causa de una violenta rutina, los asesinatos de espectadores al comenzar las proyecciones. En un continente lastrado por su pobreza, la cinematográfica es una mal llamada industria. Desde él, sin embargo, se asoman directores con una mirada genuinamente creadora y franca, con pocos medios y mucho mensaje. Sus obras abren una ventana a una realidad demasiadas veces desconocida o estereotipada. El Festival de Cine Africano de Tarifa (FCAT) divulga esos filmes que son alternativos, pero no al estilo de Sundance. Hoy comienza la quinta edición del certamen.

En Tarifa no hay glamurosa alfombra roja como en la Croisette, pero se ha trabajado su hueco de proyección nacional añadiendo a la causa a rostros conocidos de la industria española. El año pasado se pasaron por el certamen Enma Suárez o Javier Fesser. Éste ha encontrado el apoyo de Benito Zambrano y en la gala de inauguración de hoy (iglesia de Santa María, 19.00 horas) participará el actor madrileño Eloy Azorín. A continuación, por cierto, se podrá ver la película sudafricana DRUM, de Zola Maseko, que en 2005 triunfó con su denuncia del apartheid en el festival de Uagadugú (Burkina Faso), considerado el más importante de África.

DRUM es una de las más de 90 películas que se podrán ver en Tarifa hasta el 4 de mayo. 33 de ellas competirán en las tres secciones oficiales a concurso, doce en El sueño africano (largometrajes), once en Al otro lado del Estrecho (documentales) y diez en África en corto (cortometrajes). Muchos de estos filmes sólo han podido ver la luz gracias a un régimen de coproducción con Europa o Estados Unidos.

No todo será competición -con 50.000 euros en premios- y, de hecho, el volumen de proyecciones en las cinco secciones fuera de concurso será equiparable al de las oficiales. Una de ellas se dedicará de forma monográfica al cine sudafricano. Animáfrica, por su parte, homenajeará a Zouhair Mahjoub, pionero de la animación en Túnez y quien también estará hoy en la gala de inauguración. Más producción premiada en el festival de Uagadugú desfilará por Etalons de Yennega. Primeros pasos del cine africano se centrará este año en el Nuevo cine del Magreb y Pantalla abierta acogerá quince proyecciones.

Además de cine, por otro lado, el FCAT también se abre a exposiciones y conciertos, por lo que toda la ciudad respirará festival los próximos días. Este año también se inauguran jornadas profesionales, que convocan a los distintos agentes del sector.

"Que este evento se haya convertido en un referente indiscutible del cine africano en España nos ilusiona", subraya Mane Cisneros, directora del festival. Para Javier Mohedano, edil de Cultura de Tarifa, "hoy, cuando el éxito de una película se mide en función de la taquilla y entre propuestas enajenantes, el FCAT supone una sencilla alternativa a la rutina".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios