El catalán Collet-Sierra lleva a Berlín su última cinta, 'Unknown'

  • La Berlinale conocerá hoy las películas ganadoras de los Osos, con las película del iraní Ashgar Farhadi y del húngaro Béla Tarr como principales favoritos

El director Jaume Collet-Serra, catalán afincado en Estados Unidos, estrenó ayer a nivel internacional en la Berlinale su película Unknown, un thriller sobre la suplantación de personalidad protagonizado por Liam Neeson y Diane Kriger.

El largometraje, de 111 minutos, fue el último en proyectarse dentro de la sección oficial del festival internacional de cine de Berlín, aunque se pasó fuera de concurso, a un día del anuncio de los ganadores de los Osos, previsto para hoy por la tarde.

"Toda la película narra la historia de un personaje que está buscando su identidad, de alguna forma igual que Berlín (donde está rodada la cinta), que también busca su identidad", aseguró Collet-Serra en la rueda de prensa que siguió a la proyección de su largometraje.

El filme de Collet-Serra narra la historia del profesor estadounidense Martin Harris (Liam Neeson), que al poco de llegar a Berlín sufre un accidente, queda en coma por cuatro días y, cuando despierta, descubre que un extraño le ha robado su identidad y que su mujer (January Jones) aparenta no reconocerlo.

Con la ayuda de Gina (Diane Kruger), una inmigrante ilegal, y Jürgen (Bruno Ganz), un antiguo espía de la policía secreta de la República Democrática Alemana (Stasi), Martin trata de desentrañar quién ha decidido suplantarle y con qué objetivo.

Mientras tanto, el film The forgiveness of Blood, del estadounidense Joshua Marston, cerró ayer el desfile de aspirantes al Oso de Oro de la Berlinale, con las quinielas apuntando al iraní Ashgar Farhadi, como gran favorito a cazar la pieza, con permiso del húngaro Béla Tarr.

Las duras leyes internas de la Albania rural, filmadas por el realizador neoyorquino que en 2004 ganó el premio Alfred Bauer con su debut -María, llena eres de gracias-, es el entorno en que se desarrolla este drama de sangre y venganza, desatado tras una contienda vecinal por un camino.

Marston se llevó con su filme la segunda gran ovación del festival -tras la de Farhadi-, en una Berlinale algo fatigada ya tras un desfile de 16 candidatas muy poblada de nombres jóvenes y en la que figuran como favoritos a cazar el Oso los dos únicos veteranos a concurso -el iraní, más el húngaro-.

Las quinielas de los premios del festival son múltiples y, como todo el mundo sabe, el jurado es el órgano soberano al que compete repartir los triunfos de acuerdo a unos criterios que no tienen por qué coincidir con los del público o la crítica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios