Cultura

Y la caricatura se hizo palabra

  • El sanroqueño Andrés Vázquez de Sola presenta en Cádiz su último libro, 'Vida y milagros de Jesulín de Nazaret', una obra en la que "plagia" desde la ironía los pasajes evangélicos

Desde la izquierda, Rafael Román, Andrés Vázquez de Sola y Juan José Téllez ayer en el Baluarte. Desde la izquierda, Rafael Román, Andrés Vázquez de Sola y Juan José Téllez ayer en el Baluarte.

Desde la izquierda, Rafael Román, Andrés Vázquez de Sola y Juan José Téllez ayer en el Baluarte. / M.F.

"Si algo tiene de malo este libro es que es un plagio; he entrado a saco en Lucas, Mateo, Marcos y Juan y los he plagiado, pero mi editor, que es un ignorante, no se ha dado cuenta". El dibujante sanroqueño Andrés Vázquez de Sola, que no se ha callado nunca, tampoco lo hizo ayer en la Feria del Libro de Cádiz durante la presentación de su libro Vida y milagros de Jesulín de Nazaret, la obra que, a punto de cumplir 91 años, acaba de publicar con Oportet Editores. Vázquez de Sola tiró de ironía y sátira, como es habitual en él, para hablar de una obra con la que, advirtió, no ha pretendido ofender a ningún creyente aunque sí cuestionar ciertas creencias. Maestro del humor gráfico, sus caricaturas se hacen ahora palabra y habitan en este nuevo libro, cuyo título es ya por sí solo una caricatura y que lógicamente ha ilustrado él mismo.

Vázquez de Sola, que estuvo acompañado en la sala del Baluarte de la Candelaria por Rafael Román y por Juan José Téllez, director del Centro Andaluz de las Letras, se mostró "encantado" de estar de nuevo en Cádiz, la ciudad en la que, como recordó Téllez, residió durante algún tiempo, y dijo que con su nueva obra no trataba de molestar a nadie: "Yo respeto mucho a todo el mundo, porque también me gusta que me respeten, y respeto a los creyentes. Que sean creyentes en aquello que se puede creer, pero no en ciertas tonterías".

El autor afirma que su libro no debe molestar al creyente, aunque cuestione las creenciasLamenta la sentencia de la 'manada' y los intentos de censura a las chirigotas de este año

Y comenzó a ironizar entonces sobre algunos pasajes de los evangelios, esos libros que confesó con sorna haber plagiado, y a cuestionar, por ejemplo, por qué Jesús resucitó a Lázaro "con lo bien que estaría en el cielo y para sólo cuatro días" o a la subida al cielo de Jesús y María: "¿Dónde están? ¿Han llegado ya?".

Aprovechó Vázquez de Sola para reflexionar sobre algunos asuntos de actualidad, como la sentencia de la 'manada' que calificó de "aberrante" y a la que vinculó con el concepto de "virginidad" que difunde la Iglesia católica.

Por eso a su juicio, por algunas de sus consecuencias, los creyentes son "dignos de respeto pero las creencias no siempre son dignas de respeto".

Adán y Eva, Sodoma o Noé fueron algunos otros de los personajes y enclaves bíblicos que cuestionó con ironía Vázquez de Sola, quien llegó a mostrar su indignación por los cantantes o raperos que son condenados en España por sus letras y por que este año las chirigotas del carnaval hayan sido también cuestionadas, incluso con intentos de censura. El autor sanroqueño echó mano de memoria, demostrando plena lucidez, y cantó en la sala un cuplé que él mismo escribió sobre el atentado de Carrero Blanco.

Resumió su libro diciendo que su plagio consiste en leer los cuatro evangelios con "la luz de la inteligencia o por lo menos de la sinceridad" y tuvo palabras para el Jesús humano: "Un revolucionario político que estaba en contra del imperialismo y la opresión".

Rafael Román trazó un perfil muy personal de Vázquez de Sola, basado en su amistad personal desde que ambos se conocieron en París, recordó su experiencia de exiliado, su compromiso con la libertad y contra la dictadura franquista y alabó su "prolífica" faceta artística destacando que siempre ha sido "un gran conocedor" de los personajes que dibuja y caricaturiza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios