La cantaora que podía competir con la Niña de los Peines

  • Popular en los cafés cantantes de Sevilla, Madrid y Jerez, Inés Ortega 'La Niña del Columpio' fue comparada con Pastora Pavón

De nombre Inés Ortega Ripoll nació en Cádiz el día 20 de marzo de 1892, en la casa número 26 de la calle de la Botica. Hija del cantaor y torero Sebastián Ortega Feria Chano y de Josefa Ripoll Gutiérrez, sus padrinos de bautizo fueron el matador de toros José Villegas Potoco y María Baena, y testigos del sacramento el matador de toros Francisco Díaz Paco de Oro y José Gutiérrez.

Inés, con poco más de un año, quedó huérfana de su madre y poco después de su padre. A partir de entonces quedó bajo la custodia de su tía Gabriela Ortega Feria, conocida como Señá Gabriela; gran bailaora y cantaora de pura esencia gaditana. Casada con el matador de toros Fernando Gómez García, El Gallo. En esa casa de la sevillana Alameda de Hércules, en el número 73, Inés se fue criando con sus primos hermanos, los matadores de toros Fernando, Joselito y Rafael Los Gallos y el cantaor Caracol Viejo (padre de Manolo Caracol). En aquella época, la Alameda era la meca del arte flamenco y taurino y la casa de Los Gallos era frecuentada por la flor y nata de los artistas jondos y los diestros de la época.

Inés llevaba en sus venas la herencia cantaora y bailaora de todas sus gentes, la dinastía de los Ortega de Cádiz, y con aquellas vivencias, se fue forjando y perfeccionando su categoría artística. Apareció en los escenarios como Inés Ortega La niña del columpio y debió su nombre artístico a un cante que interpretaba por estilo de bambera y que fue muy popular, y decía así: "Cuando me subo al columpio/ la sangre se me precipita/ y si me empujan con fuerza/ me entra la muerte chiquita".

Fue cantaora y bailaora con maestría, dominó varios estilos destacando por bambera, tangos, seguiriya, alegrías, garrotín y cantes festeros. Por su categoría artística se le consideró competidora de Pastora Pavón Niña de los Peines, la cumbre flamenca del cante. El gran cantaor gaditano Aurelio Sellé manifestaba que Inés Ortega era un fenómeno como artista. Y así lo expresó en sus Conversaciones flamencas a José Blas Vega.

Figura muy popular en los cafés cantantes de Sevilla, Cádiz, Málaga, Jerez, Madrid y otras capitales del arte. En 1908 con 16 años aparece en Cádiz en el Salón Novedades (anteriormente La Jardinera) donde, por error, se menciona que era natural de San Fernando. Parecía una sultana de la India. En 1910 actúa en el Teatro Cómico de Cádiz, junto con su prima la bailaora Rosario Feria La Bonita y el cantaor El niño de la Isla (abuelo del Beni de Cádiz)", y en 1913 figuraba en el Café del Humilladero en Madrid.

Contrajo matrimonio con Ignacio Muñoz Picardo, natural de San Fernando, el día 29 de febrero de 1911. Poco tiempo después su marido la retiró de los escenarios -cosa normal en aquellos tiempos- y se dedicó a criar a sus hijos y, sólo en algunas ocasiones, cantaba en fiestas familiares.

Vivió en la que hoy es la avenida Ana de Viya de Cádiz, concretamente donde se encuentra el colegio Reyes Católicos, y la parte trasera de su vivienda eran los establos para el ganado, pues su marido tenía despachos de carne en el mercado central de abastos de la capital gaditana. Los aficionados más longevos cuentan que cuando Inés le cantaba a una de sus hijas llamada Ana, y paraban los tranvías para escucharla.

En 1937 fusilaron a su hijo Antonio Melchor en los fosos de Puerta Tierra; aquel suceso fue crucial para Inés la del Columpio, ocasionándole una enfermedad que la llevaría a la muerte. Falleció el 11 de septiembre de 1956 a los 64 años de edad en el Grupo General Varela número 5 de Cádiz.

En la actualidad, sus nietos continúan con uno de los oficios más comunes de la dinastía gaditana de los Ortega: el de carniceros regentando puestos en el mercado central de Cádiz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios