El museo barreño incorpora un fósil con 3.500 millones de años de antigüedad

  • Se trata de una agrupación de cianobacterias procedente de Michigan, en Estados Unidos

El Museo de Historia Natural de Los Barrios cuenta desde hace poco con una nueva pieza que se ha convertido en la estrella de la colección que gestiona Juan José Castillo: un fósil de cianobacterias, o algas verdeazuladas, de 3.500 millones de años de antigüedad. Se trata de uno de los primeros organismos vivos que hubo sobre la Tierra.

Estas células son procariotas, es decir, sin núcleo diferenciado y que se reproducen con una simple división. Su diámetro varía desde los 0,3 a 0,5 micrómetros. Están consideradas como los organismos más primitivos de este planeta y capaces de realizar la fotosíntesis.

Estos microorganismos se sitúan en el origen de la vida en la Tierra. Contienen clorofila y pueden descomponer el agua durante la fotosíntesis para producir oxígeno. Se encuentran en el suelo, pero la gran mayoría vive en agua dulce o salada. Muchas especies forman filamentos de varias células, de ahí que parezcan plantas. También contienen diversos pigmentos en membranas localizadas hacia el borde de la célula.

Antes de la aparición del microscopio electrónico se les clasificaba con las algas eucariotas, o sea, con núcleo, pero luego se les descubrió características distintas. Según los fósiles encontrados, hasta hace unos 1.000 millones de años sólo existían miccroorganismos procariotas. La teoría más aceptada es que las células eucariotas evolucionaron a partir de células procariotas que empezaron a vivir por simbiosis en el interior de células más grandes.

La pieza que se exhibe en el Museo de Historial Natural de Los Barrios procede de un yacimiento de la zona minera de Ironwood, en el estado norteamericano de Michigan. El fósil se compone de varias capas petrificadas de algas verdeazuladas. Esa agrupación de fósiles en láminas recibe el nombre de estromatolitos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios