La algecireña Rosa Romojaro regresa a sus vivencias con un libro de relatos

  • En 'No me gustan las mujeres que lloran' bucea en el pasado en su tierra natal para rescatar las emociones · La publicación ha sido editada por la Fundación de Cultura en su colección 'Fuentenueva'

"Tengo la impresión de que los escritores que pasan la primera parte de su vida en un territorio, vuelven a él a través de sus escritos en la segunda". Así centraba el escritor Federico Fuertes su impresión sobre los relatos de la algecireña Rosa Romojaro, afincada desde hace años en Málaga y que ayer presentaba en el salón de actos de la Fundación Municipal de Cultura José Luis Cano un libro de narraciones breves que esta institución ha editado en la colección Fuentenueva y que lleva por título No me gustan las mujeres que lloran.

"Me emociona volver a mis raíces. Amo y me subyuga esta tierra, esta Bahía, este lugar donde las aguas se unen a otras aguas", afirma la escritora en el prólogo de este hermoso libro de recuerdos lleno de "relatos de ida y vuelta, podríamos decir, tanto en el espacio como en el tiempo, desde Algeciras y sus alrededores (donde viví mi niñez y mi primera juventud), hasta Málaga y los suyos (donde vivo), desde el pasado de la memoria, en algunos de ellos, hasta el presente de la escritura, territorio que se concreta, especialmente, en el relato que da nombre al conjunto No me gusta las mujeres que lloran" .

El acto de anoche se inició con el agradecimiento del gerente de la Fundación, Miguel Vega, a la escritora por su aportación literaria y su presencia, disculpando a su vez a la concejal de Cultura, Inmaculada Nieto, que no pudo estar presente por motivos de agenda. Le siguió en el turno de palabra Federico Fuertes quien, sin desvelar la primera, aseguró que la literatura, en todos sus frentes, es la "segunda actividad más placentera que conozco" y con ello afirmar que las relaciones con otros escritores siempre le resultan provechosas, como es el caso de la que en los últimos tiempos ha mantenido con Rosa Romojaro con el fin de editar este libro. "La escritura nos ha llevado a la amistad", aseguró antes de pasar a analizar la publicación en la que destacó tres ejes centrales: la melancolía, el suspense y el tránsito. "Curiosamente -afirmó- la autora cita a tres escritores a lo largo de sus narraciones, Carver, Highsmith y Mansfield, de los que tiene gran influencia".

Rosa Romojaro, rodeada en el salón de actos de amigos, habló de sus relatos de los que dijo que, en ocasiones "la imaginación actúa sobre el propio recuerdo" para referirse a los guiños hacia esos lugares de su niñez y juventud que compartió con muchos de los presentes. Su amor por esta tierra lo dejó patente con la lectura de uno de sus poemas pertenecientes a su libro Zona de varada y que lleva por título Al Este del pasado. Después leyó uno de sus relatos, Cuatro palomitas blancas en el que se refleja a la perfección la nitidez de sus recuerdos y la emoción de dejarlos para la historia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios