La 'algecireña' Farah Hamed se queda sin el Goya a la mejor actriz revelación

  • La protagonista de 'Retorno a Hansala' pierde ante la jovencísima Nerea Camacho, intérprete de la gran triunfadora de la noche, 'Camino', que gana en película, dirección, guión original y actriz principal

Farah Hamed, actriz nacida en Marruecos y criada en Algeciras, se quedó ayer sin Goya a la mejor interpretación femenina revelación del año. La protagonista de Retorno a Hansala perdió el galardón ante la favorita de su categoría, la jovencísima Nerea Camacho, por su papel en Camino.

En la 23ª edición de los premios del cine español y durante una gala celebrada en el Palacio Municipal de Exposiciones y Congresos de Madrid, Hamed no pudo romper los pronósticos ni hacer frente a la gran triunfadora de la noche, la película de Javier Fesser Camino: mejor filme, mejor director, mejor guión original y que además copó todos los galardones de interpretación a los que optaba, el de Camacho; el de mejor actriz principal, para Carmen Elías; y el de actor de reparto, para Jordi Dauder.

Los girasoles ciegos, que partía como gran favorita y fue la gran derrotada, sólo se pudo conformar con un Goya tan sentido como el de mejor guión adaptado, póstumo para Rafael Azcona, compartido con el director de la cinta, José Luis Cuerda.

Dos de los galardones de interpretación se rindieron a las estrellas hollywoodienses de la velada, Penélope Cruz, mejor actriz de reparto por Vicky Cristina Barcelona; y Benicio del Toro, mejor actor principal por Ché, el argentino.

El premio al actor revelación se lo llevó el rapero El Langui, cuya película, El truco del manco, se hizo con la dirección novel (Santiago A. Zannou) y coronó una noche de hip hop también con el Goya a la mejor canción.

Sólo quiero caminar, película rodada en parte en el Campo de Gibraltar y que era la segunda que optaba a más Goyas, sólo ganó el de fotografía. Los crímenes de Oxford no salió malparada con los Goyas a música original, montaje y dirección de producción.

Como es habitual, uno de los momentos más emotivos se vivió con la entrega del Goya honorífico. "Lo acepto encantado", dijo Jesús Franco tras el largo aplauso del auditorio y acompañado de Lina Romay, su musa, su mujer.

La chilena La buena vida se hizo con el Goya a la mejor película hispanoamericana y la rumana 4 meses, 3 semanas y 3 días fue el mejor filme europeo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios