El alcalde de Tarifa lamenta y entiende que el festival cambie de sede por motivos económicos

  • Gil dice que la deuda dejada por el anterior Gobierno local no ha ayudado a la permanencia

El alcalde de Tarifa, Juan Andrés Gil, afirmó ayer que el Gobierno local "entiende la migración del festival" a Córdoba. Gil apuntó a argumentos económicos como causa directa de este cambio de sede. Eso sí, el primer edil quiso dejar claro que el apoyo de Tarifa "ha existido desde el principio, una postura que se definió en la pasada primavera con el acogimiento de la VIII edición".

"Hasta la fecha el FCAT no había costado dinero al Ayuntamiento y su celebración en la zona alcanzaba siempre un balance especialmente positivo. Las arcas municipales, lejos de sentir su organización, se beneficiaban de ella gracias al acondicionamiento de las salas de proyecciones. Los beneficios directos sobre el empresariado local también eran valorados positivamente. Todo ello ha pesado a la hora de acoger, también por este equipo de gobierno, el FCAT que ya mostró su interés en la pasada edición y que pretendía acoger la novena muestra", manifestó Gil.

El alcalde lamentó la marcha pero "se entiende que la organización del FCAT deba buscar nuevas líneas de financiación en los tiempos difíciles que corren. Hay que tener en cuenta también que Córdoba está apostando fuerte por eventos culturales de esta índole, sobre todo después de haber tenido que asumir su desestimación como capital cultural europea".

Gil también salió al paso de las críticas del PSOE e IU, que lo culpaban del éxodo. "El PP es quien acoge ahora al festival en Córdoba por lo que huelgan los argumentos fáciles en este sentido". Además, recordó que del Gobierno anterior se adeudan al festival 30.000 euros, "lo que no ha facilitado en nada la permanencia".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios