'Los abrazos rotos' de Almodóvar

  • Para su nueva película, que contará con Penélope Cruz, Blanca Portillo y Lluís Homar, el manchego ha escrito su "guión más largo" · Un álbum presentado ayer recoge las bandas sonoras del director

Pedro Almodóvar rodará con Penélope Cruz, Blanca Portillo y Lluís Homar la película Los abrazos rotos, una "historia de amor loco" que engloba varios estilos cinematográficos, centrándose en el cine negro de los años 50, en el que es "el guión más largo" de su filmografía, avanzó ayer el cineasta.

En Los abrazos rotos ofrecerá "un registro interpretativo de Penélope que ningún cineasta ha mostrado hasta ahora", además de incluir un papel de igual relevancia para Blanca Portillo "escrito a la medida" de la que es para el manchego "una de las actrices más dotadas del cine y el teatro actual".

A ella se sumará Lluís Homar en un papel protagonista y otros tres actores masculinos, aún por decidir, en roles secundarios en una historia que transcurre en dos tiempos distintos, en la década de los 90 y en la actualidad, explicó el director de cine durante la presentación del álbum B.S.O., que recoge la música de su carrera.

Almodóvar, que avanzó que Los abrazos rotos iniciará su proceso de preproducción en enero, reúne en B.S.O. (EMI) toda la música de su filmografía, una ecléctica selección al servicio de un cine tan personal, casi endogámico, como el suyo.

Unas melodías que han ayudado al responsable de títulos como Átame, Volver o Mujeres al borde de un ataque de nervios a forjar los momentos culminantes de sus películas, ya que todas ellas "poseen una capacidad narrativa tan importante como lo son la iluminación o los decorados", apuntó.

"Es mi modo de concebir el cine y es esencial para mostrar lo que ocurre a los personajes", explicó Almodóvar, quien recurre a las canciones de su vida para reproducir sensaciones en la pantalla.

Así logró expresar el llanto de Darío Grandinetti en Hable con ella, gracias a la "nana fúnebre" en que se convirtió el Cucurrucucú paloma de Caetano Veloso, o la emoción que embargaba a Carmen Maura al ver cantar Volver a su hija, Penélope Cruz, con la voz prestada de Estrella Morente.

Si algo demostró ayer el director de cine es su sabiduría musical, que lleva a una continua búsqueda de nuevos artistas con la que ha descubierto, para su cine y para el gran público, a gente como La Lupe, a quien conoció en un local de travestis latinas de nueva York en los años 80 mientras interpretaba Puro teatro, canción que utilizó en Mujeres al borde de un ataque de nervios.

También es en parte responsable de la fama que Luz Casal -que interpretó Un año de amor en Tacones lejanos- tiene entre el público francés o la recuperación de Chavela Vargas para la música en España, una mujer que "es la última en formar parte de una estirpe de cantantes femeninas que ya no existen, y que han necesitado vivir mucho y en extremo para ser las artistas que son", aseguró Almodóvar.

"Casi todas estas canciones son clásicos de la canción popular reconstruidos totalmente para darles un sentido nuevo que es lo que me interesa para mis películas", continuó el cineasta, para quien el músico Alberto Iglesias, el último Premio Nacional de Cinematografía, es "un colaborador imprescindible y una de las personas que más contento estoy de haber conocido".

Esa debilidad del realizador manchego por las melodías en sus películas le entronca de forma inesperada con directores tales como David Lynch, Quentin Tarantino, Carlos Saura o Wong Kar-Wai.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios