Zenet se lleva de calle al público del Florida con su voz evocadora

  • El malagueño se arma en el escenario con sus fieles guardianes, José Taboada a la guitarra y Lucho Aguilar con el contrabajo, para mezclar ritmos flamencos y latinos

Comentarios 1

El poder de evocar. Un don a disposición del artista, fácil de palabra pero sólo apto para los grandes. Tony Zenet tomó partido anoche bajo el telón del teatro Florida de Algeciras, atisbado entre las miradas de las butacas casi repletas, aunque los aplausos llenaban cada hueco frío. El malagueño puso en circulación su espectáculo Todas las calles y como bien dice el dicho "se los llevó de calle" con su sabor a bolero, el aroma que desprende a tango y sus raíces de flamenco. Diseñó un perfecto menú de ida y vuelta a degustar sin empacho.

Bajo el peso del sombrero, un chaleco y de riguroso negro, salvo una camisa blanca apareció en las tablas para desarmar con desgarro Ella era mala. Primero la trompeta de Lucho Aguilar, luego la guitarra de José Taboada y un chasquido de dedos para empezar, su voz, la de Zenet, peculiar e incomparable. Entre frases, tentando a la dulzura y mirando de reojo al desengaño: "ella fue mi agravio, mi pura tentación".

Después de interpretar varias canciones de Todas las calles, se presentó ante el público; y la palabra "interpretar" en este caso está perfectamente empleada porque Zenet es más que un cantante, es un actor sobre el escenario, un showman que engancha con sus gestos. "Es un verdadero honor y un placer llegar a este escenario y oler todavía a madera cortada, me siento muy congratulado de estar aquí".

No cesaron los aplausos entre canción y canción. El artista sintió el calor de un público entregado a su voz. Se sinceró, ya que estaba, y compartió su placer por la música, la felicidad de "poder hacer lo que nos gusta", toda una sorpresa porque enganchó y prueba de ello el galardón en 2010, que le aupó como artista revelación en los Premios de la Música. Muchos le reconocerán también porque su primer single entonces, Soñar contigo, sirvió de reclamo promocional para la serie de televisión Anatomía de Grey.

Estela fue la canción que abrió la puerta del pasado para recordar viejos éxitos. En su interpretación no dudó en buscar la complicidad de los asistentes, que cantaron junto a él un tímido "por ella" que da sentido al pegadizo estribillo. "Me los llevo a todos en la furgoneta", con esta frase se deshizo por el empuje entre las butacas. Zenet, una vez tomado el micro, se mostró amigable, entrañable y cercano, un hombre carne de escenario. Explicó su carta de presentación: "hay quién dijo 'estás chalao' con eso de llevarte sólo una guitarra y una trompeta", si bien así se muestra una mirada diferente del directo, del espectáculo en sí mismo, "¿quién dijo miedo?", añadió. Hizo mención a su amigo algecireño El Chipi de La Canalla, un gesto que terminó de ganar a su entregado público.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios