'Vietato fermarsi', de Pier Luigi Ferrandini, gana la Semana del Corto

  • El italiano consigue el galardón al mejor cortometraje de ficción en San Roque · El algecireño Luis Melgar se adjudica el premio del público y el linense Miguel Becerra logra el de mejor director andaluz

Vietato fermarsi, del italiano Pier Luigi Ferrandini, consiguió anoche el premio al mejor corto de ficción de la 31ª Semana Internacional del Cortometraje de San Roque, que celebró su gala de clausura en el teatro Juan Luis Galiardo. En el palmarés del certamen se hizo con un espacio destacado el Campo de Gibraltar. El algecireño Luis Melgar se llevó el premio del público con En la otra camilla y el linense Miguel Becerra obtuvo el galardón al mejor director andaluz por La guarida del lobohombre.

El jurado -compuesto por Manuel Primoy, Luis Serrano y Carolina Bassecourt- otorgó la máxima distinción del festival al estupendo corto Vietato fermarsi, que podría traducirse como Parada prohibida. Ferrandini, multipremiado en distintos certámenes de cortos, logra plantear a través de una historia sencilla, carente de diálogos y con un humor muy inteligente un mensaje de enorme profundidad. Vietato fermarsi hace ver cómo ha evolucionado un mundo en el que antes se luchaba por altos ideales y ahora si acaso cabe batallar por objetivos puramente pragmáticos.

Otro italiano, Giovanni Maccelli, se llevó el premio al mejor corto de animación por El misterio del pez, coproducción con España. Se trata de un trabajo de animación stop-motion, es decir, no de dibujos, sino con la técnica de aparentar el movimiento de objetos estáticos capturando fotografías. Los personajes están realizados con espuma de látex -los principales- y con un mezcla de este material y plastilina.

Asämara, de Jon Garaño y Raúl López, ganó en la categoría de mejor corto documental. Es un filme sobre la extrema situación de millones de niños en África, obligados a trabajar para ganarse la vida, para sobrevivir.

El algecireño Luis Melgar, que en la actualidad reside en Sevilla, se granjeó el favor del público el pasado viernes durante la proyección de su corto En la otra camilla, interpretado por María Botto (Carmen, Soldados de Salamina) y Roberto Dragó, popular por su papel del médico argentino de Hospital Central. El corto bebe de las comedias clásicas norteamericanas de sello Billy Wilder, a las que Melgar quería homenajear frente a las descerebradas y palomiteras que exporta ahora Hollywood.

El premio RTVA a la Creación Audiovisual Andaluza fue a parar a la capacidad de ensoñación de un niño que vive en una chabola, que es lo que muestra El árbol seco, de los sevillanos Olmo Figueredo y Manuel Hidalgo, que ya presentaron este trabajo en el Festival de Nueva York.

El otro premio andaluz, el Asfaan (Asociación de Festivales Audiovisuales de Andalucía) para el mejor director de la comunidad, fue el que logró Miguel Becerra. En el thriller psicológico La guarida del lobohombre, de potente guión, Becerra dirige a Camilo García, actor de doblaje que es la voz española de Anthony Hopkins, Harrison Ford y Gene Hackman, entre otros.

El mejor director español, premio Ciné Cité, fue Chema García, que ha recibido los elogios de Nacho Vigalondo por El ataque de los robots de Nebulosa 5, ciencia ficción en blanco y negro, algunos de cuyos planos evocan a David Lynch. El galardón incluye que el corto se vea en las salas de la empresa de exhibición que da nombre al premio.

Porque hay cosas que nunca se olvidan, corto de Lucas Figueroa en el que actúa el futbolista Fabio Cannavaro y que fue candidato en los últimos Goya, se llevó el premio Kinova a la mejor fotografía. El mejor montaje, premio de la Escuela de Imagen y Sonido de Almería, correspondió a Viaje a Bangkok, de Dionisio Pérez Galindo, que fue candidato al Goya por su guión de Cenizas del cielo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios