arte

Vermeer vuelve a Washington

  • La National Gallery of Art apuesta por el gran maestro holandés en su nueva temporada

  • Ya organizó una exitosa retrospectiva en 1995

'The Astronomer' (1668), de Vermeer, que formará parte de la exposición. 'The Astronomer' (1668), de Vermeer, que formará parte de la exposición.

'The Astronomer' (1668), de Vermeer, que formará parte de la exposición.

Magnas exposiciones de Vermeer y Cézanne, junto con una instalación especial de un enorme mural de Jackson Pollock, serán las atracciones estrella de la National Gallery of Art (NGA) de Washington durante su próxima temporada.

Otras exhibiciones destacadas que abrirán los próximos meses incluyen a Fragonard, la escultora Anne Truitt, la fotógrafa Sally Mann o el pintor renacentista europeo Michel Sittow.

La pinacoteca también ofrecerá una muestra de Cézanne y un mural de Jackson Pollock

Esta es apenas una pincelada de lo que prepara la principal pinacoteca de Washington, que ya trabaja en más de 25 exposiciones adicionales para presentarlas de aquí a 2022, declaró el jefe de Exhibiciones de la NGA, Dodge Thompson, encargado de esta agenda.

Envidiando quizá el éxito de público que en la acera de enfrente del parque monumental de Washington ha tenido en los últimos tiempos el Hirshhorn, otro de los museos del Instituto Smithsonian, la NGA recurre de nuevo a Johaness Vermeer para atraer al público.

El Hirshhorn batió a comienzos de año todas las marcas de público con una exposición de los espejos infinitos y las habitaciones con lunares de la japonesa Yayoi Kusama, que atrajo a casi 500.000 personas, un éxito que fue seguido después, aunque de lejos, por el chino Ai Weiwei con sus murales de disidentes hechos con Legos.

Arthur Wheelock, comisario de la muestra del maestro holandés, no oculta ahora su optimismo al recordar cómo las filas de espectadores daban la vuelta a la esquina del enorme edificio del museo en 1995, cuando una retrospectiva sobre Vermeer, de la que también fue curador, fue vista por casi 400.000 personas.

Pero si en esa ocasión fue una retrospectiva, con La joven de la perla como principal gancho, esta vez la exposición sobre el pintor flamenco del siglo XVII consiste en una comparativa de su obra con la de otros artistas contemporáneos suyos que siguen su misma línea temática intimista, doméstica y cotidiana.

La exhibición Vermeer y los maestros de la pintura de género: inspiración y rivalidad ya ha pasado por el Louvre de París y por la Galería Nacional de Irlanda, en Dublín, museos que han colaborado en su montaje, y abrirá en la National Gallery el 22 de octubre.

En total son unas 75 obras maestras del maestro de Delft y sus colegas del Siglo de Oro holandés, como Gerard ter Borch, Gerrit Dou, Pieter de Hooch o Jacob Ochtervelt, agrupadas por tema, composición y técnica, "que nos llevan a preguntarnos quién fue el innovador y quién el seguidor entre todos ellos", explicó Wheelock.

"La exposición de Vermeer de 1995 sigue siendo una de las más significativas de la historia de la Gallery", pero esta "tendrá sin duda el mismo impacto y enriquecerá profundamente nuestra comprensión de la red de influencia que hubo entre los artistas holandeses del siglo XVII", dijo Earl A. Powell, director de la NGA.

Otro de los platos fuertes de la nueva temporada es una exposición de unos 60 retratos pintados por Paul Cézanne traídos de colecciones de todo el mundo que ahora se exhibe en el museo de Orsay de París y que, tras pasar por la National Portrait Gallery de Londres, llegará a la pinacoteca de Washington en marzo de 2018.

Cézanne Portraits es la primera exposición dedicada a los famosos retratos del genio postimpresionista, que repasa sus obras más características de este género, su método y su estilo a través de una trayectoria cronológica.

Varios de los cuadros que se exhibirán no están en las exposiciones previas de París y Londres, mientras que otros nunca antes han sido vistos en los Estados Unidos.

Otra de las sorpresas de la temporada, que abrirá en noviembre próximo, es una instalación especial en el edificio este del museo de la obra titulada Mural, pintada por Jackson Pollock en 1943 por encargo de Peggy Guggenheim para adornar su casa de Nueva York y cedida por el Museo de Arte de la Universidad de Iowa.

Esta obra de Pollock, que con casi siete metros de largo es el cuadro más grande pintado por el artista estadounidense, representa un punto de inflexión en su carrera y su estilo, según los especialistas de la NGA.

Otras exhibiciones de la agenda de la pinacoteca para la próxima temporada están dedicadas al francés Jean-Honoré Fragonard, a partir del 8 de octubre, o la que se presentará en enero del pintor estonio Michel Sittow, un creador renacentista que trabajó en la corte de los reyes Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón.

Una exposición que abrirá también en enero estará dedicada a las vanguardias y los marginados en el arte estadounidense, con obras de artistas tan diversos como Charles Sheeler y Christina Ramberg a primitivistas autodidactas como Horace Pippin o Janet Sobel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios