Toreros y aficionados rinden un gran homenaje a Benito Cabrera

  • Ruiz Miguel, Juan Mora, Liria, Conde, Manciño, Duarte y Cortés ofrecen una buena tarde ante una novillada de Torrestrella. El público disfruta de un buen espectáculo y de faenas variadas

Desde que se abrió la puerta de cuadrillas la figura de Benito Cabrera estuvo presente más que nunca en el que fue su gran homenaje. Allí estaban todos, su familia, sus amigos y los aficionados de verdad, que no quisieron faltar al homenaje de una de las personas que más ha luchado por mantener la llama de la Fiesta en La Línea. Y como hubiera querido Benito todo salió bien. Los toreros triunfadores y el público satisfecho de un buen espectáculo.

La de ayer fue una tarde de sentimientos, de pellizcos en el corazón cada vez que alguno de los matadores brindaba a la familia. Por que parece que fue ayer cuando Benito Cabrera abría las puertas del museo, su gran joya, para enseñarlo. Algo que entre todos los aficionados e instituciones debemos cuidar.

Ruiz Miguel se las vio con un novillos sin clase alguna y muy molesto en las embestidas. Tiró de oficio y maestría. Estuvo por encima. La esencia de la tarde la puso Juan Mora, ante un gran novillo de Torrestrella premiado con la vuelta al ruedo. Mora dejó constancia de su pureza del toreo y cuajó series con temple y el aroma de los toreros con calidad y hondura. Tuvo un bonito detalle invitando a torear una serie a Ruiz Miguel,que no tuvo suerte con su ejemplar.

También se las deseó Pepín Liria ante un astado con complicaciones y de corta embestida. Faena de recursos y mucha técnica. Quien tuvo mejor suerte con el novillo fue Javier Conde. El malagueño cuajó una faena con su estilo propio, con bonitos detalles y componiendo la figura.

Quien también estuvo firme fue Santiago Manciño en el quinto. A pesar de torear poco, estuvo muy por encima del novillo y cuajó series por ambos pitones que llegaron a los tendidos. El caso de Curro Duarte es similar, apenas torea pero ayer dejó esbozos en una faena en la que tuvo pasajes por el pitón derecho de gran calidad. Disfrutó Duarte, al que se le vio muy relajado. Cerró la tarde el alumno de la escuela linense, Juan Cortés, que tuvo detalles buenos con el capote.

Al final todo salió como a Benito le habría gustado. Ayer hubiera disfrutado con todos los toreros, pero sobre todo con la faena de su sobrino Curro. Siempre se recordará a Benito con su sonrisa y su incansable trabajo para fomentar la Fiesta en La Línea.

11

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios