Tapear en Nochebuena, una tradición

  • Lo que empezó como una actividad fortuita, se ha consolidado en La Línea con una gran aceptaciónl Navidad Los bares de tapas registran un lleno en el día de hoy y los pubs linenses se suman a esta iniciativa.

Las fiestas navideñas son para vivirlas en familia y con los amigos, para compartir el tiempo con tus seres más queridos y para disfrutarlas, para pasárselo bien, antes de tener que afrontar la famosa cuesta de enero. Eso en La Línea lo saben bien.

Poco a poco y casi sin avisar, lo que empezó como una actividad fortuita, que sólo unos cuantos llevaban a cabo, ya se ha convertido en toda una tradición, sobre todo entre los jóvenes linenses y así, todo el mundo reserva el mediodía del 24 para pasarlo con los amigos. Almorzar en los bares de tapeo de la ciudad es ya una cita ineludible. De esta forma, los linenses se dividen el día 24 entre los amigos y los familiares, con los que pasan la Nochebuena.

Los bares de tapas son los primeros que salen beneficiados de esta forma de entender la vida y las Navidades. La cerveza, los montaditos y el anís corren por las barras para el deleite de muchos, que amenizan la comida al son de villancicos, sones muy defenestrados últimamente pero que al fin y al cabo son los propios de estas fechas y si uno no los entona en Nochebuena ¿cuándo si no?.

La juerga no acaba cuando el estómago está lleno porque la fiesta sigue en los pubs del centro. La mayoría deciden abrir sus puertas sobre las cuatro de la tarde. Entonces la música, los bailes y las copas se vuelven los protagonistas de la tarde y los bares se llenan de gente que parece haber olvidado que luego hay cena en casa de los padres o de los suegros, o lo que toque.

La tarde del día 24 pasa rápido en La Línea y aunque muchos son cautos y deciden recogerse pronto para afrontar la noche con fuerzas, la realidad es que dan las ocho de la tarde y los bares están todavía llenos.

No importa lo cansado que esté uno después de la jornada de trabajo del día anterior o de los muchos días que lleve sin descansar. Cuando llega este día, hay que salir a degustar unas tapas con los amigos porque así son las tradiciones, ineludibles. Imposible saltárselas y más en estos casos. Quedarse en casa no es una opción, que luego uno se agobia pensando que los demás están de juerga y uno viendo la televisión. Este año ha habido suerte, el 24 ha caído en lunes por lo que los linenses tienen las pilas cargadas para disfrutar al máximo de este día, pistoletazo de salida de las fiestas navideñas. Por delante muchos días de diversión.

Envía tus convocatorias a viviraqui@europasur.com

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios