Sitges abraza a los diablos de la fábula 'Errementari', de Paul Urkijo

El Festival de Sitges se llenó ayer de los demonios amables y paganos de la fábula Errementari, una película vasca rodada en euskera antiguo con la que el director Paul Urkijo ha demostrado que el infierno es un lugar del que se sale "si consigues empatizar con los demás".

"Es una película sobre los prejuicios, sobre cómo vemos a la gente desde fuera hasta que accedes al interior y entiendes su infierno psicológico", explicó el director.

Producida por Pokeepsie Films, la empresa de Alex de la Iglesia y su esposa, Carolina Bang, Errementari es un cuento gótico de terror que todos los niños del País Vasco conocen: la historia de un herrero más terco que el propio demonio, que no fue capaz de arrastrarle al infierno a pesar de que ya le había vendido su alma.

En esta película, que el cortometrajista vasco ha tardado siete años en sacar adelante, "todos los personajes tienen su infierno, desde la niña al herrero, pero todos consiguen escapar conociéndose los unos a los otros. El mensaje es que sólo puedes ayudar si consigues empatizar hasta con lo más pequeño".

Errementari es la última película en competición en la Sección Oficial que se programa en el Festival de Sitges, una selección que ha incluido 34 filmes de una veintena de países, cuyo palmarés se dará a conocer mañana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios