Seleccionados diez aspirantes para ser arqueólogo municipal tarifeño

  • El elegido tendrá como primera misión la elaboración de una carta arqueológica de riesgos

En el día de ayer concluyó el proceso de selección abierto por el Consistorio tarifeño para la contratación del que será el arqueólogo municipal. Se trata de un procedimiento iniciado el pasado día 6 del mes en curso con la valoración de los méritos por parte del tribunal de selección presidido por Antonio Sáez y José María Barea y Francisco Ruiz, como vocales y que determinó la calificación de los diez opositores que en la mañana de ayer procedieron a realizar las entrevistas personales tras las cuales el tribunal emitirá su dictamen que a la postre por méritos otorgará la plaza de arqueólogo municipal a alguno de los diez aspirantes.

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Tarifa, Javier Mohedano, valoró la selección del que será arqueólogo municipal como un proceso "retrasado en el tiempo, pero que por fin culmina y en breves fechas habrá un nombre para esa plaza".

Mohedano señaló que, una vez nombrado el arqueólogo, dos tareas se le plantean como de inmediatas. Por un lado la elaboración de una carta arqueológica de riesgos arqueológicos del municipio, que además contará con la particularidad de tener que integrarse en el planeamiento general futuro. Una necesidad primordial sobre todo en el casco antiguo de cara a posibles actuaciones urbanísticas a acometer en la zona, ya que las ricas y variadas culturas que a lo largo de los siglos han tenido presencia en el municipio han contribuido y contribuyen a que existan numerosos y valiosos restos arqueológicos que son desconocidos precisamente por no contar con una carta de riesgo que los contabilice y evite su deterioro por actuaciones que no han guardado las debidas precauciones.

La otra tarea tendrá que ver con el asesoramiento que el arqueólogo aportará al Consistorio en asuntos como la intervención en la iglesia de Santa María, pendiente de su segunda fase de restauración, así como en el proyecto de construcción de un museo y rehabilitación del castillo de Guzmán el Bueno.

"Hasta ahora el Consistorio no ha tenido nunca un arqueólogo en su plantilla y ha tenido que recurrir a otras administraciones para la realización de informes de carácter arqueológicos. La plaza de arqueólogo es un compromiso electoral que estoy seguro se va a dejar notar mucho en la gestión municipal", señaló el concejal de Cultura.

La contratación de un arqueólogo se ha reclamado desde varios frentes en los últimos meses.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios