Sánchez de Alcázar presenta 'Los cañones Vickers de 381/45 mm'

  • El algecireño analiza cómo artilló España sus bases navales con un material que llegó a Paloma Alta

El algecireño César Sánchez de Alcázar presentó ayer en Algeciras Los cañones Vickers de 381/45 mm, un libro en el que analiza cómo artilló España sus bases navales entre 1929 y 1934, un proceso en el que destacó la adquisición del más moderno material de la época, el armamento al que hace referencia el título. La obra atañe al Campo de Gibraltar, puesto que tres de esos cañones terminaron en Paloma Alta.

"Después del desastre de 1898 España decide que debe tener una armada respetable con la que defender sus costas y articuló las bases navales en las que esa flota podría refugiarse", explicó el autor el origen del montaje de los cañones de mayor calibre que jamás se han visto en el país.

Los primeros Vickers llegaron a Galicia en 1929 y los últimos, a Menorca en 1934. "En Paloma Alta se artillaron dos piezas en 1941 procedentes de Campelo Alto, en Ferrol, pero una se accidentó en las pruebas de fuego y se trajeron otras dos esta vez de Favaritx (Menorca), quedando la batería con tres piezas de 381/45 mm, única en España con tres piezas de este calibre, ya que el kit básico eran dos piezas de este calibre por batería", expuso Sánchez de Alcázar.

El historiador, comandante de artillería en la reserva, destacó que los tres cañones han permanecido en el enclave tarifeño hasta nuestros días, aunque en la actualidad se encuentran abandonados.

Sánchez de Alcázar dio a conocer su obra, editada por Galland Books, en la Cámara de Comercio, sede provisional del Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios