Sáez plantea nuevos retos al Instituto de Estudios Campogibraltareños

  • El historiador algecireño asume la presidencia del organismo, cuyo vicedirector es ahora Eduardo Briones · La dirección se propone aumentar el conocimiento de la institución entre la opinión pública

Comienza una nueva etapa en el Instituto de Estudios Campogibraltareños, organismo dependiente de la Mancomunidad cuyo fin es la puesta en valor del patrimonio y los valores culturales del Campo de Gibraltar. El historiador algecireño Ángel Sáez acaba de ser nombrado director de este órgano y, de esta forma, releva a Mario Ocaña, que ha ocupado el cargo los últimos ocho años. Junto a Sáez estará al frente del Instituto Eduardo Briones, nuevo vicedirector, un puesto, por cierto, que había ocupado Sáez en los dos mandatos de Ocaña.

Ángel J. Sáez Rodríguez, también subdirector y jefe de estudios del colegio Los Pinos de Algeciras y que ha publicado de forma reciente la novela histórica Como el viento de Levante, explicó ayer que la nueva etapa que ahora se abre en el organismo se afronta con un triple objetivo. Por un lado, es ineludible "mantener vigente la vida académica del Instituto", es decir, continuar con la celebración regular y en el tiempo establecido de las jornadas de historia, flora, arqueología, literatura, etcétera que lleva a cabo la institución.

Por otra parte, Sáez subraya que es necesario "recuperar el ritmo normal de la línea editorial". El director del Instituto alude a las publicaciones monográficas del organismo así como a la revista Almoraima.

Por último y no por ello menos importante, un tercer gran objetivo que se ha planteado la nueva dirección es dar a conocer a la opinión pública el órgano, un aspecto en el que en los últimos tiempos se han dado algunos pasos atrás, reconoce Sáez. "Es importante que la comarca sepa que la institución sigue trabajando en exportar una imagen cultural de la zona al resto del mundo", detalla.

El historiador algecireño reconoce que asume la presidencia del Instituto en una época especialmente dura por las crisis económica, cuyos números apretados repercuten en el plan de actividades y publicaciones, aunque destaca que el gran valor del Instituto son sus miembros, con cuyo trabajo promete que se llevarán a cabo los programas adecuados y necesarios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios