Rejas de papel

Fiel a la inercia del cine industrial español, amparada por la productora El Deseo e invitada de lujo en el pasado festival de San Sebastián, El patio de mi cárcel nace ya asfixiada desde sus primeras escenas, deudoras de ese acartonado e hiperbólico estilo patrio que intenta calzar el naturalismo a golpe de gritos e impostura dramática. Esforzadamente ambientada en la España de los ochenta, el debut de Belén Macías aspira a adscribirse a una cierta corriente de realismo social y bienintencionado para revisar un tema sensible con una voluntad de denuncia refugiada en la distancia histórica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios