Raíces y puntas

Las conexiones del jazz son ilimitadas. Como música permeable y abierta que es, su capacidad de asociación y absorción se encuentra tanto en su propia génesis como en unos desarrollos que han fijado alianzas con culturas y patrones geográfica o aparentemente distantes aunque vinculados en el fondo por su impronta vitalista e improvisadora.

Gabacho Maroconnection encarna una de las formas más exitosas de conexión de formas y timbres jazzísticos con otros modelos culturales, en este caso procedentes de la vasta y profunda rama norteafricana, a menudo disgregada bajo la generalista y confusa etiqueta world music. Música gnawa, chaâbi o bereber confluyen en las composiciones de este octeto formado en 2012 y con base en Cádiz, fruto de la unión del quinteto franco-español Gabacho Connection, liderado por el batería galo Vincent Thomas, y de músicos como Fred Faure o los marroquíes Hamid Moumen y Jawad Jadili. La entrada del saxofonista y cantaor flamenco Antonio Lizana terminó de configurar un proyecto cuyo único álbum hasta la fecha se titula Bissara, un plato muy popular en la gastronomía marroquí; una certera imagen para simbolizar una música -no podía ser de otra forma- exuberante y sazonada, enemiga del pastiche y que combina con brillantez y profundidad ritmos y voces tradicionales, trance, arreglos contemporáneos e improvisación a través de títulos propios como Moussaoui, del rastro flamenco en Camel o de adaptaciones de canciones tradicionales como la templada Lamma Bada.

Festivales en España, Francia e Italia ya han sido testigos de su seductor directo durante las dos pasadas temporadas. Y 2015 se perfila como un nuevo año de expansión de la mano de una gira internacional que incluirá el Festival de Jazz de Katmandu (Nepal), el Festival de la Universidad de Santiago (Chile), otras fechas en América del Sur, el Festival de Músicas del Mundo de Merzouga (Marruecos) y varios conciertos en Francia, Italia y España (Festival intercultural de Laredo, festival Musikaire de Elorrio, festival de jazz de Ronda, Festival músicas en Espejo Sora o Festival de Jazz de Sanlúcar). Escenarios idóneos para degustar los valores de una música plural y generosa, no exenta de una carga ideológica que alienta la esperanza de los más débiles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios