RUIBAL visto 'Al sur de la quimera'

  • El escritor gaditano Luis García Gil ultima los detalles de un libro donde profundiza en las canciones y la biografía del cantautor portuense

Así lo ve Luis García Gil. Allí lo coloca. Siempre al Sur. Donde el calor, donde la luz, donde la gracia, donde la pobreza, donde la mar, donde los puertos, donde la mezcla. Al Sur. Al sur, incluso, de los sueños, de los retos, del compromiso. Javier Ruibal, Al sur de la quimera así titula el escritor gaditano el libro en el que profundiza en la vida y la obra del cantautor portuense, que saldrá a la venta "previsiblemente" a finales de año, según cuenta el propio autor.

No es la primera vez que el poeta gaditano se acerca desde la palabra impresa a la obra de un músico -Joan Manuel Serrat, Atahualpa Yupanqui, Jacques Brel- ni tampoco le es desconocida la figura en la que esta vez bucea. "Como en todos mis trabajos anteriores, me gusta acercarme a una persona a la que admiro y a una obra en la que creo", resume García Gil que "aunque desde hace mucho tiempo" pensaba en sacar adelante este proyecto, le frenaban los rumores "de que había gente trabajando en su biografía". Pero pasó el tiempo "y no salía nada" así que "no me lo pensé más y se lo propuse a Javier que me dio luz verde", explica.

Así, desde "más o menos el lanzamiento de Lo que me dice tu boca", recuerda, el escritor comenzó el trabajo de campo cuyo fruto será el futuro libro que verá la luz con Ediciones Mayi. De esta forma, "aunque ya tenía mucha información recopilada sobre Javier, empecé a tirar de atrás en el tiempo y a indagar en el Ruibal de los 80 ya que, por edad, a mí me pilló joven".

A pesar de que aún García Gil sigue recopilando "sobre todo material gráfico" y "alguna que otra entrevista", Al sur de la quimera está "muy adelantado y muy elaborado", asegura.

El esqueleto de la obra toma el esquema básico "del libro de Serrat, cantares y huellas", avanza el escritor que ve "cierta correspondencia" entre lo que supuso la aparición de Joan Manuel Serrat en la música catalana y lo que Ruibal es a la música andaluza .

"Analizo el contexto en el que se da la música de Ruibal , además de acercarme a su perfil biográfico por tres vías: por su cancionero, en entrevista directa con él y a través de las personas que lo conocen", describe.

De esta forma, Al sur de la quimera cuenta con las apariciones de personalidades relevantes del cine, la literatura y la música como Juan Echanove, Felipe Benítez Reyes, Juan José Téllez, David Broza, Quique González, David DeMaría, Antonio Toledo y Chano Domínguez, entre otros artistas que han compartido música y vivencias con el cantautor.

"Es un libro coral donde colabora gente muy diversa", resume el autor que, además de contar con personas más mediáticas, también ha contado con las declaraciones de "gente de a pie", dice. "Quería demostrar hasta qué punto Ruibal es admirado por sus compañeros de profesión, por los poetas y por sus seguidores", añade sobre la obra que cuenta con el prólogo de José Luis Cano, del dúo humorístico Gomaespuma.

El libro suma muchas voces, recorre muchas vivencias y anécdotas que cuentan sus amigos y su entorno creativo. Por ejemplo, conoceremos al primer Ruibal de la mano del intérprete Federico El Uruguayo, "la persona que le animó a buscar su camino como cantante, a buscar un estilo propio, tomar tu guitarra y fusionar el flamenco con su manera de entender la canción, fue una persona determinante en su carrera", adelanta García Gil.

Las palabras del propio protagonista también se insertarán en la obra ya que "este mismo verano" el escritor sostuvo varias entrevistas con Ruibal cuyos frutos irá diseminados a lo largo de la obra. "Se ha mostrado muy colaborador, es una persona muy generosa y atenta. Con él he hablado mucho sobre los recuerdos familiares, la infancia, todo lo que es la prehistoria del cantante y datos que son desconocidos de su perfil", completa.

García Gil también coloca la obra de Javier Ruibal en su contexto, en su tiempo, e investiga las raíces y los anclajes de la personalidad musical del artista. "Por un lado me he puesto a indagar en la poesía arábigo andaluza que no era un tema que yo conociera ni dominara pero como poeta que soy me parecía fundamental saber si era cierto que las letras de Ruibal provienen o conectan con ese mundo", se interroga el escritor que determina que, efectivamente, "hay mucho parentesco" entre poesía árabe y las canciones de Ruibal "a pesar de que él dice que es inconsciente", revela.

"Por otro lado, he puesto sobre la mesa el tema de su vinculación con el rock andaluz", asegura el poeta que opina que fue un movimiento "no demasiado bien estudiado" a pesar de su importancia porque "era una alternativa al flamenco ortodoxo". Así, García Gil opina que Ruibal, en cierta manera, fue consecuencia de aquello. "Aunque sin ser rockero parte de esa renovación que supuso el rock andaluz la lleva a su cancionero. Se pueden observar puntos de conexión con grupos como Triana o Alameda. Pero al rock andaluz se lo traga la movida de Madrid y Ruibal se queda como una especie de isla en ese Madrid de los 70-80 donde también establece relación con Sabina y con Krahe, en los tiempos de La Mandrágora", ilustra.

Pero no sólo Madrid. Al sur de la quimera también es Cádiz y El Puerto. Un recorrido imaginario por la ciudad, a través de las canciones de Contrabando, es sólo una de las sorpresas que encierra la obra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios