La RAE ensalza los valores de la Constitución donde vio la luz

  • La Real Academia Española celebra por primera vez en sus tres siglos de historia un pleno fuera de Madrid para honrar en el Oratorio a la primera Carta Magna

Comentarios 2

El mismo escenario que hace dos siglos acogió a los diputados que alumbraron la primera Constitución española presenció ayer otro hecho histórico, el primer pleno de la Real Academia Española fuera de su sede madrileña en sus casi tres siglos de historia. La RAE celebró una sesión abierta al público en el que se ensalzó a La Pepa desde diferentes puntos de vista, sin desatender otros asuntos, como la inclusión de nuevas palabras en el diccionario.

La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez; y el rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González-Mazo posaron para la foto de familia con el grupo de académicos, encabezado por su director, José Manuel Blecua.

Tras un rezo en latín, como marca la tradición desde 1713, se dio comienzo a una sesión ordinaria salvo por el enclave.

Durante su intervención, Blecua dijo que la RAE es consciente "de que el 19 de marzo de 1812 se inició el camino de la innovación jurídica, el momento en que los españoles dejamos de ser súbditos para convertirnos en ciudadanos de pleno derecho".

El director se acordó de los diputados que parieron aquella Carta Magna de marcado carácter liberal, algunos de los cuales fueron miembros de la RAE. De hecho, uno de ellos propuso que en uno de sus artículos se citara a la academia como salvaguarda de la pureza, propiedad y decoro del idioma castellano, aunque finalmente no se admitió.

El secretario dio a conocer las noticias de otras academias de la lengua en Iberoamérica y nuevos nombramientos, así como se proclamaron las candidaturas presentadas para cubrir la vacante de la silla 'b', cuyos aspirantes son los traductores Miguel Sáenz, premio Nacional de Traducción y Antonio Pau Pedrón, premio de Ensayo y Humanidades Ortega y Gasset. Los méritos de ambos se leerán en la sesión del próximo jueves y se votarán en la del 22 de noviembre.

Otro de los puntos habituales en los plenos de la RAE es el de libros, en el que los académicos que han publicado esa semana se levantan y hacen entrega al director de un ejemplar. Ayer le tocó el turno a José Manuel Sánchez Ron, con Energía, una historia del progreso y desarrollo de la humanidad; José María Merino, que ha publicado recientemente El río del Edén y Pérez-Reverte, con El tanto de la guardia vieja.

Tras ellos llegó el momento del debate en el apartado papeletas, cuando se abre la discusión sobre palabras que podrían entrar a formar parte del diccionario de la RAE. Esta vez la palabra analizada fue serendipia, procedente del inglés serendipity y que viene a ser sinónimo de chiripa, término que se va a completar con alguna acepción más. Tras la intervención de Juan Luis Cebrián o Víctor García de la Concha se intentó llegar a un acuerdo para que serendipia pueda ser definida como el descubrimiento afortunado que se produce de manera accidental, o también como facultad de descubrir algo distinto de lo que se buscaba.

Tras este apartado llegó el turno de los discursos, en los que cuatro académicos hablaron sobre aspectos relacionados con la Constitución de 1812. El primero de ellos corrió a cargo de Pedro Álvarez de Miranda y llevó por título: Las palabras de las Cortes. En su intervención recordó que en aquella época las imprentas producían libros, periódicos, folletos que facilitaban el seguimiento de la Guerra de la Independencia y también la lucha de ideas entre los liberales y los serviles. "Aparecían nuevas palabras, ciudadano frente a vasallo por ejemplo, e incluso se los diccionarios, según quién los escribía, se convirtieron en arma arrojadiza".

Profundizó Álvarez de Miranda en la palabra bienestar y recordó que en el artículo 13 de La Pepa podía leerse: "El objeto del Gobierno es la felicidad de la nación, el fin de toda sociedad política es el bienestar del individuo". En lo que él considera un lejano anticipo de lo que luego ha dado en denominarse el estado del bienestar. "En el Quijote ya aparece en formas de cortesía, y durante las Cortes ya creó discrepancias entre los diputados, porque por ejemplo Borrull dijo que no le parecía apropiado hablar del bienestar de una nación".

Carmen Iglesias por su parte realizó el discurso más largo bajo el título La Constitución de Cádiz y afirmó que "supuso el nacimiento de la nación en sentido moderno y el paso del absolutismo al régimen liberal. Fue una Constitución muy avanzada para su época y marcó un punto de inflexión y un modelo que se expandió rápidamente". También se fijó la historiadora en cuatro definiciones que unen Cádiz con varios apartados: "Cádiz, cuna de nuestro constitucionalismo; Cádiz, partera de la nación española; Cádiz puerta de América y Cádiz, ciudad de la utopía".

Por su parte José María Merino recordó a los seis diputados de aquellas Cortes de Cádiz que fueron miembros de la RAE, ofreciendo algunas pinceladas de todos ellos. Antonio Ruiz Fernández Ballesteros, que fue diputado por Granada; Joaquín Lorenzo Villanueva, que lo fue por Valencia y al que Fernando VII llegó a encarcelar tras su regreso al trono; el gaditano José de Vargas Ponce, marino, dramaturgo y ensayista, a quien el rey Felón confinó en Sevilla; Diego Clemencín y Viñas, diputado por Murcia y que llegó a ser presidente de las Cortes en el Trienio Liberal; Francisco de Paula Martínez de la Rosa, diputado por Granada y Juan Nicasio Gallego, capellán de palacio y que trabajó en el proyecto de libertad de prensa.

Por la mañana, los académicos visitaron el Ayuntamiento, donde fueron recibidos por la alcaldesa, quien dijo que era un honor tenerlos en Cádiz y que era "un día histórico porque recibimos a una institución que ya tenía un siglo en 1812", antes de hacerlos pasar a su despacho para hacerles entrega de unos fac-simil de La Pepa que editó la imprenta La Tormentaria, y que como nota curiosa tiene el discurso inicial al final del texto. Por su parte la RAE entregó a Teófila Martínez un fac-simil de las Cantigas de Alfonso X. Luego se desplazaron a la plaza de España para hacer una ofrenda al Monumento de la Constitución de 1812.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios