Plácido Arango dona al Prado 25 obras maestras de su colección

  • Trabajos de Zurbarán, Francisco de Goya y de autores inéditos en el museo, como Pedro de Campaña, enriquecerán las colecciones

La colección del Museo del Prado se ampliará con 25 obras maestras, entre ellas algunas de pintores como Goya o Zurbarán, gracias a una donación realizada por el empresario de origen mexicano Plácido Arango. El Real Patronato de la pinacoteca dio ayer luz verde a la propuesta de donación, que enriquecerá especialmente las colecciones de pintura española y de artistas europeos que trabajaron en España entre los siglos XVI y XIX. Entre las obras que pasarán a formar parte del Prado destacan tres lienzos de Francisco de Zurbarán -Inmaculada Concepción, Inmaculada niña y San Francisco en oración- y cuatro litografías de Francisco de Goya de su serie Los Toros de Burdeos. Otro de los autores importantes es el flamenco afincado en España Pedro de Campaña, especialmente por su contribución al desarrollo de la pintura del Renacimiento. Cuatro de los artistas que firman las obras donadas -Felipe Pablo de San Leocadio, Pedro de Campaña, Francisco Barrera y Francisco López Caro- permanecían inéditos en el museo.

El conjunto de la donación, realizada con reserva de usufructo vitalicio, se irá exponiendo gradual y periódicamente en el Prado con presentaciones especiales o con motivo de exposiciones temporales. "No hay mayor satisfacción para un coleccionista que ver cómo el fruto de su labor sirve para enriquecer un museo público tan mágico e irrepetible como es el Museo del Prado", dijo ayer Arango, quien fue presidente del Real Patronato de la pinacoteca entre 2007 y 2012 y ahora es Patrono de Honor.

El director del museo, Miguel Zugaza, destacó "el auténtico y emotivo aldabonazo al corazón de la colección de pintura española" que supone la donación de estas 25 obras maestras, y recordó que no es la primera donación que Arango hace al Prado ya que en 1991 donó una primera edición de los Caprichos de Goya.

Miguel Falomir, director adjunto del museo, calificó también de excepcional la donación, que abarca desde 1528 hasta 1824. Por una parte, "ayuda a paliar algunas lagunas de autores importantes que no estaban en el museo, como es el caso de Pedro de Campaña", del que se incorporan las pinturas Camino del Calvario y Descendimiento. Además, "refuerza a autores ya representados" como Zurbarán con tres pinturas que permiten al Prado zanjar su deuda con el pintor extremeño. "De todos los maestros del Siglo de Oro español, es el peor representado, con esta donación se palía la carencia", concretó Falomir.

También se refuerza la presencia de Luis Tristán (1585-1624) con la incorporación de un monumental Calvario; de Eugenio Cajés (1575-1634) con su misteriosa Natividad, o de bodegonistas como Alejandro de Loarte (1590-1626) y Francisco Barreda (1595-1658).

El director adjunto del museo destacó además que la donación de los Toros de Burdeos de Goya unidos a la donación previa de los Caprichos culmina la magnífica colección de la obra impresa del maestro aragonés en el Prado. Falomir recalcó también el extraordinario estado de conservación de las obras de esta donación, que no tiene ninguna contrapartida y cuya valoración económica no se ha realizado todavía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios