El Picasso se abre a las vanguardias y al caballo en los pinceles del genio

  • La pinacoteca programa para 2010 tres exposiciones temporales, una de ellas dedicada a Frantisek Kupka. Cierra el año una muestra que recuerda el papel del juguete infantil en la producción de los vanguardistas

El año 2010 se abre en el Museo Picasso a la colaboración con otros centros de arte y a la relación del genio malagueño con las vanguardias. Tres exposiciones temporales completan el programa artístico de la pinacoteca que se propone, además, incrementar el ámbito de influencia a nuevos públicos y revisar la narrativa de la colección. Así lo expresó ayer José Lebrero, director artístico del centro durante la presentación de la nueva programación que se inicia el 15 de febrero con un monográfico dedicado a la obra personalísima y singular de František Kupka (1871-1957), gracias a una coproducción con la Fundación Miró.

Hasta el 25 de abril se exhiben cerca de 90 obras entre óleos, dibujos, gouaches y grabados procedentes de los fondos que el Centre Georges Pompidou posee de este artista checo, en gran parte legados en los años 1959 y 1963 por Eugénie Kupka, viuda del pintor. Desde sus primeros trabajos academicistas hasta sus pioneras incursiones en la abstracción. La exposición incidirá en las aportaciones de este artista que ocupa un lugar relevante en la historia del arte moderno: desde la fusión de los motivos fin-de-siècle austriacos con las exploraciones formales de las primeras vanguardias hasta su particular interés por el movimiento y la abstracción. "Se encuentra con el cubismo pero muy pronto renuncia a él y continúa su camino", recordó Lebrero para referirse a este artista, exiliado, como Picasso en París.

El eje troncal de la nueva temporada es, sin duda, Picasso. Caballos, una exposición que del 17 de mayo al 5 de septiembre explora el significado de la figura equina en la obra del artista. Picasso produjo, de forma permanente, numerosas imágenes del caballo que alternan símbolos masculinos y femeninos, luces y sombras, tragedia y entretenimiento, deseo y sabiduría. La muestra se acompaña de fotografías que revelan la búsqueda del pintor por ciudades como Málaga, Barcelona, A Coruña y París de estos motivos. Junto a 50 obras se exhibirán una selección de grabados de Los disparates de Francisco de Goya y de láminas de La caballeriza de Don Juan de Austria basadas en los dibujos de Jan Straet del siglo XVI, ambas procedentes de la Biblioteca Nacional.

Por último, del 4 de octubre al 30 de enero Los juguetes de las vanguardias cierran la temporada expositiva en el MPM con el acento en el papel de los juguetes, mobiliario y libros infantiles en el ideario de estos artistas desde finales del siglo XIX hasta la Segunda Guerra Mundial.

La exposición recuerda cómo Pablo Picasso y un gran número de artistas coetáneos, anteriores y posteriores a él cono Giacommo Balla, Alexander Calder, Joan Miró, Bruno Munari y Sophie Taeuber-Arp se interesaron por aproximar a los niños las formas y conceptos de lo que, de modo genérico, se conoce como arte moderno. Completará la exposición, la actualización de la primera presentación del libro ruso de vanguardia en 1929 que el escritor Blaise Cendrars organizó en París.

La programación temporal se completa con la celebración de seminarios, conferencias, mesas redondas, proyecciones comentadas y debates que profundizarán en las ideas de las exposiciones organizadas. El primero de estos seminarios, que se llevará a cabo en el mes de marzo, será con motivo de la exposición de Frantisek Kupka.

Asimismo, en el auditorio de Málaga se van a seguir celebrando Domingos en el Picasso, Cine en el Picasso y Flamenco en el Picasso, conferencias ilustradas que profundizan en el interés que despertó en Picasso tanto lo culto como en lo popular, así como las conexiones de las vanguardias con el flamenco. Un 2010 preñado del genio malagueño.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios