Perímetro despejado

Acción, EEUU, 2013, 110 min. Dirección: John Chu. Guion: Rhett Reese, Paul Wernick. Fotografía: Stephen F. Windon. Música: Henry Jackman. Intérpretes: Channing Tatum, Ray Park, Lee Byun-Hun, Dwayne "The Rock" Johnson, Bruce Willis, Elodie Yung, Adrianne Palicki, Jonathan Pryce. Cines: El Centro, Bahía de Cádiz, Bahía Mar, San Fernando Plaza, Las Salinas, Victoria, Al Andalus, Plaza Arcos, Ábaco Jerez, Multicines Jerez, Cinesa Los Barrios.

Es fácil caer en la tentación de ridiculizar un producto como G.I. Joe, salido de las sinergias cinematográfico-jugueteras para satisfacer al macho alfa y sus fantasías soldadescas en tiempos de paz y videojuegos. Facilísimo, de hecho. Tanto que uno se resiste a hacerlo por dignidad y por no sucumbir a la obviedad del fácil discurso antibelicista, machista, misógino, racista o anti-violento que sin duda será esgrimido contra ella por cualquier crítica seria que se precie.

Con todo, y virgen ante la franquicia, que ya presentó otro largo en 2009, este cronista sólo puede añadir a los lugares comunes algunos más de su propia cosecha: a saber, la absoluta autoconciencia de producto de serie B con presupuesto de serie A, el sorprendente e inesperado crossover entre la acción paramilitar fascistoide y el cine de artes marciales y acrobacias oriental, el enrevesado juego de máscaras y equipos, capaz de confundir al espectador más avezado, el regreso de Bruce Willis como síntoma de este revival de los viejos héroes reaganianos en tiempos de Obama, o, en la que parece una jugada irónica de la Historia, la aparición por partida doble de un Jonathan Pryce que distrae por completo nuestra atención de la pirotecnia para hacernos pensar en el parecido razonable con el nuevo Pontífice. Y es que el que se aburre es porque quiere.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios