Pepe Barroso recrea la confrontación antropológica entre la ciencia y la fe

  • El artista sanroqueño pone en diálogo y reflexión empirismo y religión con una colección de cuadros y una vídeo instalación que se pueden ver en la Fundación de Cultura de Algeciras hasta el 1 de marzo

Comentarios 2

El debate, el diálogo y la confrontación entre la ciencia y la fe resultan tan antiguos como ambos conceptos. Un asunto antropológico, imposible de delimitar, que el artista sanroqueño Pepe Barroso ha convertido en el vector de su obra más reciente. Se trata de una colección de 14 pinturas más una vídeo instalación que ha agrupado bajo el aséptico título de Ciencia y fe. La muestra se puede contemplar desde ayer y hasta el 1 de marzo en la galería Ramón Puyol y en la sala Rafael Argelés de la Fundación Municipal de Cultura José Luis Cano de Algeciras.

"Ciencia y fe, es una contradicción o por el contrario se complementan o es la misma cosa", reflexiona Barroso. "Quizá ahora con la madurez se trate de una reflexión más profunda", detalla. "¿Existe Dios?... -se pregunta-. Sabemos tanto de su existencia como de su no existencia, el método científico falla, y es sustituido por algo intangible como es la fe ¿Qué es la fe?... Un científico moderno diría que la fe es la epigenética, que el cerebro es moldeable, que el ADN es reversible, modificable por la 'fe' del individuo (efecto placebo)".

Los cuadros abren interrogantes con el reconocible estilo de Barroso y pesan con la carga intelectual y filosófica que transportan. Las obras hablan de creacionismo y evolucionismo, de Darwin y la conquista del espacio. La anatomía de un caballo, un autómovil o un astronauta conviven con madonas italianas o ángeles terrenales.

"Siempre me llamó la atención el planteamiento de Juan Oró, cuando afirma que en el proceso evolutivo el ser humano, quizá por miedo, evolucionó el cerebro. Esta evolución ha sido tan rápida que el cerebro humano lucha en la actualidad entre la dualidad razón-instinto ¿Somos felices? O por el contrario esta sabiduríanos permite la conciencia de lo efímero de nuestra existencia, nos hace infelices, y nos condiciona nuestras vidas por los dictados de religiones y doctrinas que a duras penas intentan justificar todo a partir de teorías creacionistas, otórgandonos a modo de recompensa final el paraíso soñado. A mi modo de entender, el verdadero paraíso está en nuestra existencia", recalca el artista.

Ciencia y fe se pudo ver en la galería Manolo Alés el pasado junio y en Algeciras se presenta con la novedad de la vídeo instalación, tan interesante como sugestiva, con pasos por la Luna, crucifixiones y la cuenta atrás desde Cabo Cañaveral. La exposición ya tiene concertado otro destino, la sala Rivadavia de Cádiz.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios