Los muros del Palacio de Doñana desvelan el rico pasado medieval del parque nacional

  • Carriazo y Garrido recuperan en un estudio el valor estratégico y económico del paraje onubense

Los muros del Palacio de Doñana han dejado al descubierto la que parece ser la primera prueba de la presencia humana en el espacio natural en la Edad Media, una torre medieval que, según el estudio, fue utilizada como mazmorra para los presos que trasladaban desde Sanlúcar de Barrameda hasta Almonte y que actualmente se utiliza como almacén de grano.

Según explicó ayer el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en un comunicado, el hallazgo data del año 1416 y fue la base a partir de la cual se construyó, en el último tercio del siglo XVI, el Palacio de Doñana.

Los autores del hallazgo, Juan Luis Carriazo, de la Universidad de Huelva, y Héctor Garrido, de la Estación Biológica de Doñana, en Sevilla, señalaron que "los archivos históricos hablan de la existencia de actividad económica en el coto durante la Edad Media, aunque hasta la fecha no se habían encontrado restos de construcciones que lo corroboraran".

Según Garrido, la investigación, basada en planos del siglo XVIII hallados en el Archivo Ducal de Medina Sidonia, apunta que "la torre era una fortificación al uso de la época, que se utilizaba como mazmorra en el traslado de presos y servía, además, como lugar seguro donde custodiar objetos de valor en el viaje a caballo desde Sanlúcar de Barrameda hasta Almonte".

El Palacio de Doñana se construyó en el último tercio del siglo XVI por orden del Duque de Medina Sidonia, y se sospechaba de la existencia de esta torre por las referencias "en unos planos del siglo XVIII del Archivo Ducal".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios