La National Gallery analiza la "inmensa influencia" de Delacroix en la pintura moderna

  • La muestra, con más de 60 obras, permanecerá abierta en la institución de Londres hasta el 22 de mayo

La National Gallery de Londres analiza a partir de hoy el impacto de la obra de Eugène Delacroix (1798-1863) en varias generaciones de artistas con la mayor exposición dedicada en el Reino Unido en más de medio siglo al pintor, considerado el máximo exponente del Romanticismo francés y llamada por Baudelaire "el poeta de la pintura". La muestra, titulada Delacroix and The Rise Of Modern Art, permanecerá abierta hasta el 22 de mayo y está compuesta por más 60 lienzos.

Christopher Riopelle, uno de los comisarios de la exposición, describe a Delacroix como un artista "original y audaz" y destaca la "inmensa influencia" que tuvo su pintura entre sus contemporáneos y durante el medio siglo que transcurrió desde su fallecimiento. Sin embargo, en vida provocó recelos, cuando no polémica e incluso cierta hostilidad, debido al atrevimiento de sus composiciones y sus temas, sus enérgicos brochazos o la intensa carga emocional de sus obras. Sólo tras su muerte llegó el reconocimiento.

Venerado por Cézanne, Renoir, Van Gogh o Matisse, Delacroix tomó inspiración de varios viajes que le marcaron, como su única visita a Inglaterra, en 1825, de la que se fraguó el famoso retrato de cuerpo entero de Louis Auguste Schwiter (1826). Este trabajo es uno de los que muestra la National Gallery, además de sus primeros coqueteos con temas como la violencia o la sensualidad, patentes en La muerte de Sardanapalus (1846). Lienzos de temas orientales, como sus Convulsionarios de Tánger (1838), una sala dedicada íntegramente a sus pinturas de flores, a través de las cuales el artista dio rienda suelta a sus sentimientos apasionados, o sus óleos de temas religiosos, como La lamentación (1848), que maravillaba al escritor Henry James, se encuentran también en esta magna exposición.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios