Nace APAS para liderar en la comarca la protección y defensa del Arte Sureño

  • La asociación pretende poner en valor, divulgar y preservar el entorno natural Simón Blanco advierte de pintadas y erosión del conjunto monumental de las Cuevas del Castaño

Comentarios 1

Con el nuevo año ha nacido una nueva asociación en el Campo de Gibraltar para la protección y defensa del Arte Sureño, denominada APAS, una organización de naturaleza asociativa y sin ánimo de lucro, en la que están entre otros el algecireño Simón Blanco, gran entusiasta y firme protector de estos vestigios históricos naturales. De hecho se anima a todo el que quiera participar por preservar "esta herencia cultural extraordinaria que ha traspasado los milenios".

La vía de unión es a través de la página ArteSureño de la red social Facebook o por correo electrónico en proarsur@gmail.com, además de en la página web www.artesureño.es. El colectivo, además de proteger y defender el arte rupestre marcándose como obligación social compartir sus descubrimientos con las autoridades, también se reconocen en la obligación de exigir a estas mismas instituciones que estos yacimientos sean protegidos y se den a conocer antes de que sigan desapareciendo por el abandono, los incendios, la seca o cualquier otro tipo de agresión antrópica o no.

Asimismo, consideran necesario un nuevo enfoque para invertir la situación de regresión de los bosques, para poder en un futuro cercano seguir disfrutando de la espectacular naturaleza en la que se desarrolla y que es la que dota de "un plus de personalidad a nuestro Arte Sureño".

En los estatutos del colectivo se fija en primera instancia el objetivo de proteger y defender el Arte Sureño, explicando que se usa este término para referirse a las representaciones de arte rupestre que se localizan en el extremo sur de la provincia de Cádiz (Campo de Gibraltar, La Janda y zonas limítrofes), que actualmente representan uno de los conjuntos más importantes de arte rupestre europeo.

El objetivo básico de APAS es aglutinar a todas las personas que quieran un futuro para el arte más antiguo que cuenta ya con más de 400 estaciones rupestres y promover la divulgación y difusión a nivel local y su posterior puesta en valor y protección del entorno ambiental donde se desarrollan las cuevas, que a causa del envejecimiento de la masa forestal y su falta de renuevo deja prácticamente pelada la sierra sin nada que atenúe los fuertes vientos locales. Por otro lado, se atención sobre las tumbas antropomorfas, dólmenes y menhires ubicados en la zona y establecerán relaciones con otras asociaciones afines con idea de promocionar este valioso patrimonio.

Dentro de la labor de defensa, Simón Blanco ha puesto el acento actual en el conjunto monumental de las Cuevas del Castaño, ubicado en un gran tajo de forma piramidal que cuenta con una gran concentración de abrigos pintados, formado por un total de siete cuevas que descubrió en 2003 y que posteriormente fue publicado en la revista Almoraima en 2009 por un grupo de trabajo de la Universidad de Cádiz (UCA) con proyecto autorizado de catalogación para el que prestó colaboración, aunque apuntando que "después olvidaron mencionarme en dichos artículos".

Señala que en 2014 desgraciadamente han constatado las primeras pintadas y agresiones en el abrigo principal debido, según Blanco, a que probablemente a que en la publicación de la Almoraima se dieron detalles de la ubicación y hoy día es ya un conjunto muy visitado sin control. En este caso, se lamenta que tras ser catalogado el conjunto vuelve a quedar completamente abandonado a su suerte, con el gravamen de un entorno cada vez más degradado por el problema de la sobreexplotación del alcornocal. Y es precisamente debido a esta inexorable pérdida que sufre continuamente este incomparable y único legado que es el Arte Sureño, el arte de la puerta de Europa llamado a responder muchos interrogantes, se ha constituido la asociación APAS. Continuando con las Cuevas del Castaño, la ubicación del peñón es de gran valor estratégico al encontrarse en un puerto natural que conecta las sierras del Campo de Gibraltar con la depresión de la Janda, es de gran espectacularidad visual y cuenta con una fuente de agua permanente que aflora en la base del tajo en la zona de contacto de las areniscas con las arcillas que conforman el Bujeo, coexistiendo por tanto distintos ecosistemas que permitieron a estas comunidades un gran desarrollo agropecuario como queda reflejado en el abrigo principal al que denominamos Castaño 1, en el que pueden verse jinetes y una posible escena de domesticación en el que un antropomorfo con los brazos alzados sujeta sendos animales.

Blanco reconoce que sin duda todos estos factores fueron un gran condicionante para que estos hombres y mujeres prehistóricos eligieran este enclave como contenedor de su repertorio iconográfico.

Este conjunto, según precisa, presenta afinidad con los grandes santuarios rupestres de la zona como el Bacinete o Palomas, pero es con el Tajo de las Figuras donde encuentra más semejanzas. Otra de las características más singulares es que todo el peñón está delimitado por un cinturón de piedras hincadas y muchas de las habitaciones que se van generando entre las diaclasas verticales están cerradas por grandes estructuras hechas por piedras ciclópeas hincadas, que en algunos casos adoptan un tamaño similar a los megalitos mostrando la importancia que tuvo este enclave para estas comunidades neolíticas y calcolíticas además excepcional dominio de las campiñas del entorno.

Lamenta Blanco que las pinturas de los abrigos no están bien conservadas "pero encontramos digitaciones" haciendo grupos geométricos, zoomorfos, trazos, símbolos y grupos de antropomorfos como el presente en Castaño VII de gran tamaño y con detalles de los gorros de plumas, con una acusada tendencia naturalista, como ocurre también en Castaño I en el que un antropomorfo sujeta con sus brazos alzados a dos animales, alejándose este arte del arte esquemático convencional, quedando mejor definido por lo que el gran espeleólogo Lothar Bergmann denominó Arte Sureño, que vendría a ser un estilo seminaturalista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios