Muere a los 78 años Terele Pávez, el temperamento en el cine español

  • La actriz de 'Los santos inocentes' y musa de Álex de la Iglesia fallece tras un derrame cerebral

Terele Pávez, en 2014, cuando recibió el Goya a la mejor actriz de reparto por 'Las brujas de Zugarramurdi'. Terele Pávez, en 2014, cuando recibió el Goya a la mejor actriz de reparto por 'Las brujas de Zugarramurdi'.

Terele Pávez, en 2014, cuando recibió el Goya a la mejor actriz de reparto por 'Las brujas de Zugarramurdi'. / alberto martín / efe

La actriz Terele Pávez, ganadora del Goya a la mejor interpretación femenina de reparto por la película Las brujas de Zugarramurdi y reconocida como una de las más grandes intérpretes españolas de reparto, falleció ayer en Madrid a los 78 años tras sufrir un derrame cerebral.

María Teresa Ruiz Penella, su nombre oficial, era una de las grandes actrices secundarias del cine español, con papeles marcados por su fuerte carácter. Entre otros, dio vida a Pilar Prados, la última mujer ajusticiada por el garrote vil en 1959, en Las envenenadoras de Valencia (1984), de Pedro Olea; a Mauricia en Fortunata y Jacinta (1969), de Angelio Fons; a Régula en Los santos inocentes (1984), de Mario Camus; o a Celestina, en la adaptación de Gerardo Vera en 1996.

Nació el 29 de julio de 1939 en Bilbao, aunque su vida estuvo vinculada a la ciudad de Madrid desde joven. Era nieta del compositor Manuel Penella, hija de Ramón Ruiz Alonso, dirigente de la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), quien detuvo a Federico García Lorca, y hermana menor de las también actrices Emma Penella y Elisa Montes.

A lo largo de su dilatada carrera trabajó en cine, teatro y televisión. Debutó en la gran pantalla con 12 años, en la película de Luis García Berlanga Novio a la vista, y desde entonces su carrera estuvo marcada por la falta de continuidad, con períodos de alejamiento de las pantallas y regresos con papeles importantes.

Aparte de los trabajos ya citados, Terele participó en El espontáneo (1964), de Jorge Grau; Réquiem por un campesino español (1985), de Francesc Betriu; o Diario de invierno (1988), de Francisco Regueiro. En 1990 rodó con Roberto Bodega El ángel caído y en 1997 con Agustí Villaronga en la cinta 99.9.

En los últimos tiempos, se había convertido en una actriz fija de las películas de Álex de la Iglesia, en El bar (2017), Mi gran noche (2015) y, antes de Las brujas..., en Balada triste de trompeta (2010), La comunidad (2000) o El día de la bestia (1995).

"Álex contactó conmigo en un momento en el que yo no trabajaba y nos caímos bien desde el principio: los dos somos zurdos y de Bilbao y tenemos sentido del humor. Siempre ha sido muy tierno conmigo, pero también es respetuoso con todo el mundo, algo que me gusta", remarcó en una entrevista en octubre de 2016.

En televisión trabajó, entre otras, en las series Cañas y barro (1978), de Rafael Moreno Marchent; La barraca (1979), del argentino León Klimovsky; La huella del crimen: las envenenadas de Valencia (1985), de Pedro Olea; El Quijote (1991), de Manuel Gutiérrez Aragón; y, en los últimos tiempos, en la serie de TVE Cuéntame cómo pasó.

Igualmente, desarrolló una importante carrera teatral. Entre otras, representó con gran éxito La casa de las chivas, de Jaime Salom; Madre caballo (1997-1998), una adaptación de Antonio Onetti y el CAT de la bretchiana Madre coraje; y Fedra.

Sus más recientes reapariciones escénicas fueron La duquesa al hoyo... y la viuda al bollo (2009) y ¡Mamáááá! (2010).

A lo largo de su carrera fue reconocida con numerosos premios. Contaba con, entre otros, con el Premio del Sindicato del Espectáculo; el Premio de la Crítica de Barcelona; y tres Premios de la Unión de Actores. En 2013 ganó el premio Goya a la mejor interpretación femenina de reparto por Las brujas de Zugarramurdi (2013) y fue candidata en otras cinco ocasiones a este galardón por Laura, del cielo llega la noche (1987), Diario de invierno (1988), La comunidad (2000), Balada triste de trompeta (2010) y La puerta abierta (2016). Además contaba con Premio Feroz por Las brujas de Zugarramurdi. Una de sus últimas distinciones fue el título de hija adoptiva de Castilla-La Mancha, que recibió el pasado 31 de mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios