Muere Benedetti, el poeta del amor y el compromiso

  • El autor de 'La tregua' y 'Poemas de la oficina' fallece en Montevideo a los 88 años, tras una larga temporada con graves problemas de salud que no le alejaron de la escritura

Comentarios 3

Mario Benedetti murió ayer en Montevideo a los 88 años y dejó huérfana a la literatura latinoamericana de uno de sus poetas y narradores más prolíficos, venerado por generaciones por su ética y su melancólico canto a la vida.

El escritor deja tras de sí una rica obra, en la que sus más de 80 novelas, ensayos, cuentos y poemarios muestran el compromiso social y la coherencia de alguien que creyó "en la vida y en el amor, en la ética y en todas esas cosas tan fuera de moda".

El escritor uruguayo contemporáneo más leído en todo el mundo consiguió unir a varias generaciones detrás de sus ideales de justicia social, su visión del amor y del Uruguay de mediados del siglo XX, y plasmó con palabras el dolor del exilio político.

Parte de su prolífica obra literaria, que incluye más de cincuenta títulos de diverso género, fue interpretada por compositores y cantantes como Joan Manuel Serrat, Pedro Guerra o el cubano Silvio Rodríguez. Pero también el cine vio en su obra inspiración para películas, como La tregua (1974) o Gracias por el fuego (1985), ambas del director argentino Sergio Renán.

Las dificultades económicas sólo le permitieron cursar un año de educación secundaria; después fue un autodidacta que comenzó a trabajar a los 14 años en un taller de repuestos de automóvil.

Antes de dedicarse a la literatura, Benedetti hizo de taquígrafo, cajero, vendedor, librero, periodista, traductor, empleado público y comercial. Todo estos oficios supusieron un contacto con la realidad social de Uruguay que fue determinante a la hora de modelar su estilo y la esencia de su escritura.

Entre 1938 y 1941 residió en Buenos Aires y publicó su primer libro, La víspera indeleble, de poesía. En 1949 Benedetti avanzó en su carrera periodística, iniciada unos años antes. En una década trepidante publicó obras como Esta mañana y otros cuentos (1949), Poemas de oficina (1956), Ida y vuelta (1958) y La tregua (1960). Ya desde 1952 comenzó a implicarse de forma destacada en las protestas contra el tratado militar de Uruguay con EEUU. De 1961 data Mejor es meneallo, libro que agrupa sus crónicas humorísticas, firmadas con el pseudónimo de Damocles.

En los 70 desarrolló una intensa actividad política como dirigente del Movimiento 26 de Marzo, del que fue cofundador y al que representó en el Frente Amplio, coalición izquierdista que alcanzó el poder en 2005. Con el golpe militar de 1973, Benedetti, que había sostenido posiciones de defensa de la democracia y que veía cómo se recrudecía la persecución a los disidentes del régimen militar, renunció a su cargo universitario y se exilió, primero en Argentina y después en Perú, donde fue detenido, deportado y amnistiado. Durante sus 12 años de exilio también vivió en Cuba y España.

En esos años publicó Pedro y el capitán (1979) y los poemas de Viento del exilio (1981).

En Primavera con una esquina rota, publicado en 1989, aborda el amor desde la perspectiva de una familia con uno de sus miembros preso por razones políticas.

En los últimos diez años, debido al asma y por recomendación médica, el escritor alternaba su residencia en España y en Uruguay, tratando de evitar el frío, pero al agravarse su estado de salud permaneció en Montevideo.

La muerte de su esposa, Luz López, en 2006, después de seis décadas de matrimonio, fue un duro golpe para Benedetti que, según confesó, sobrellevó escribiendo.

En agosto de 2008, después de varias hospitalizaciones que encendieron las alarmas en varias ocasiones, presentó Testigo de uno mismo, su último poemario, un resumen de su carrera que lo reafirmó como una de las piedras angulares de la poesía hispanoamericana.

En otro de sus últimos libros, titulado Canciones del que no canta, el escritor aludía a su historia personal. "No fue una vida fácil, francamente", dejó escrito el uruguayo, quien con su pluma marcó a varias generaciones de escritores y de lectores de todas las nacionalidades.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios