María Botto y Roberto Dragó, en el nuevo corto del algecireño Luis Melgar

  • El joven cineasta estrena esta noche en Sevilla 'En la otra camilla', una comedia con la que firma su segundo filme pero que en realidad representa su debut profesional tras la amateur 'Amnesia'

El algecireño Luis Melgar presenta hoy en Sevilla el cortometraje En la otra camilla, protagonizado por María Botto (Carmen, Soldados de Salamina) y Roberto Dragó, popular en España por su papel de un médico argentino en la serie Hospital Central. Ambos intérpretes asistirán esta noche al estreno del filme, en el complejo cinematográfico Nervión Plaza a partir de las 22.00 horas.

Melgar, de 25 años, reside en Sevilla y En la otra camilla es su segundo corto. Con Amnesia, su ópera prima, fue premiado en 2003 en el festival Algeciras Fantástika. Aquel trabajo fue una primera incursión con menos medios y espíritu más amateur que el que empieza a mover ahora, en el que se aprecia distinta factura y proyección más ambiciosa.

El algecireño, junto al compañero de facultad Guillermo Rojas, montó la productora Dosdecatorce Producciones, con la que no le va mal y con la que puso en pie Pienegro, dirigida por Rojas, y la propia En la otra camilla, corto financiado por la Junta de Andalucía y la Diputación de Málaga. Dosdecatorce producirá en junio lo nuevo de Rojas. Efectivamente, los jóvenes se alternan detrás de la cámara.

En la otra camilla se rodó durante varios fines de semana a mitad de 2006 y es en estos momentos cuando ve la luz y echa a rodar. El mes que viene se exhibirá en la Filmoteca de Andalucía de Córdoba y Melgar espera poder ofrecer también la obra en Algeciras. El algecireño, además de director y productor, también ha sido ayudante en ambas facetas y en realidad, como en En la otra camilla, también escribe (firma el guión junto a Inmaculada Izquierdo) y monta. Ha realizado videoclips y docudramas y acaba de terminar de escribir, por encargo, un thriller.

En la otra camilla bebe de las comedias norteamericanas de sello Billy Wilder, a las que Melgar quería hacer un homenaje frente a las que se estilan en estos tiempos, vacuas y palomiteras. El director, encantado con su trabajo con Botto y Dragó -"todo lo que pueda decir de ellos es poco", asegura-, tiene, no obstante, miras heterogéneas y no le cierra la puerta a ningún género. La propia Amnesia es fantástica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios