Manuel Reiné dona a Tarifa un cuadro que refleja a Alonso Pérez de Guzmán

  • Se trata de una gran pieza pintada al óleo del héroe de la ciudad que ya cuelga del salón de plenos del Consistorio · El Hijo Predilecto de la localidad ha realizado varias aportaciones para el patrimonio local

Comentarios 1

El Hijo Predilecto de Tarifa desde hace ya algunos años, Manuel Reiné ha vuelto a dar muestras del porqué de esta distinción y otras merecidas donando un gran cuadro en el que se representa el hecho histórico y épico acontecido en la villa por el entonces alcaide de la plaza, don Alonso Pérez de Guzmán, que entregó a los "moros" su propia daga para sacrificar a su hijo antes que entregar la ciudad.

Manuel Reiné ha entregado al Consistorio de la localidad de Tarifa un cuadro pintado al óleo de grandes dimensiones -de dos metros por 1 aproximadamente- en el que se adivina el trazo decidido y fácil del genial pintor tarifeño. Un retrato del hecho histórico en el que el color azul predomina dotando de gran fuerza expresiva al retrato que sustituye a otro del mismo héroe muerto en Alcalá que se encuentra en pésimo estado de conservación y que deberá de ser sometido a una minuciosa restauración para poder así conservarlo.

En los próximos días se dará oficialidad a la entrega de esta obra que junto a los cuadros que decoran los techos del Consistorio, la estatua de Sancho IV que decora la base del torreón Octogonal del castillo, la estatua de Guzmán del Paseo de la Alameda, o el monumento al Marinero, no viene sino a engordar la lista de donaciones que el artista tarifeño ha realizado a su localidad.

Este pintor y escultor tarifeño, cuya profesión le ha tenido ligado durante más de treinta años a la enseñanza, se considera en su obra influido por los autores más clásicos, tales como Velázquez, Goya y Rembrant. De estos artistas va asimilando sus rasgos, lo cual incide en su obra final sin que de ninguna manera sea intencionado. En cualquier caso, su apuesta le lleva a profundizar en las personas y cosas que le rodean porque éstas le dicen tanto o más que los grandes maestros. Sus obras se encuentran también influías por el ambiente tarifeño y sus gentes. Ahí dice que se encuentra la base de todo.

Reiné, que por su trayectoria ha sido motivo de noticia en numerosas ocasiones, así como reconocimientos, también destaca, además de por las famosas esculturas, por la pintura, como el cuadro que ha donado actualmente al Ayuntamiento tarifeño. A primera vista se reconoce lo que detalla con su maestría, lejos del abstracto.

Si hay que destacar una faceta de Reiné es la de escultor, la más sobresaliente. El municipio tarifeño puede presumir de contar con un legado histórico con sello de Reiné muy poderoso. La estatua de El Pescador se asienta sobre un pedestal y su entorno está decorado con piedras y dos anclas tipo almirantazgo con cruceta, que adornan el conjunto. En la placa de mármol se lee: "A los hombres de la mar".

La estatua de Guzmán el Bueno, a diferencia de las otras dos, es de piedra y mide unos tres metros de altura. Según su autor se hizo en dos piezas unidas por la cintura y representa a Guzmán el Bueno en el momento histórico en que lanzó el puñal para que mataran a su hijo. Su rostro muestra la tragedia de tener que ofrecer la vida de su hijo antes que entregar la fortaleza. La estatua se inauguró en 1960 para rendir homenaje a Guzmán el Bueno, cuando cumplía mil años el Castillo. Asimismo, la estatua de bronce de Sancho IV el Bravo representa al rey leonés que dirigió las tropas que tomaron la ciudad y el castillo de Tarifa en 1292, sentado en un trono descansando sobre su escudo, con su espada en la mano derecha.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios