Manolo Sanlúcar dice que coincide con Paco de Lucía en la conciencia

  • El guitarrista gaditano cuenta en el seminario dedicado al artista algecireño que ambos ocupan diferentes espacios del flamenco para enriquecerlo · Pide no tener miedo a profundizar en este arte

El guitarrista Manolo Sanlúcar recuerda cuando por vez primera escuchó a un Paco de Lucía con 15 años. Varias muecas le bastaron para saber que aquella persona iba para genio, si no lo era ya. "En los gestos llevaba la esencia del magisterio, yo diría que de la divinidad. Con una gran madurez, llegaba a las mismas entrañas del arte y no los ponía encima de la mesa para que lo viéramos". Años después volvió a encontrárselo en una cafetería. Le preguntó que dónde estaba su guitarra. Le dijo que en el coche y allí se fueron. Le escuchó de nuevo. "Era una nueva ventana a un nuevo territorio. Convirtió la guitarra en un instrumento envidiado".

Fueron algunas de las vivencias que contó ayer en la Fundación Municipal de Cultura José Luis Cano en la segunda jornada del seminario Paco de Lucía, así pasen 60 años. La charla titulada La guitarra, Paco y yo trató de cubrir los tres vértices de un camino común. Las trayectorias de Manolo Sanlúcar y Paco de Lucía circularon por recorridos paralelos y diferentes. Eso sí, precisó que ambos tomaron conciencia de su cultura a partir del trabajo, del trabajo y del trabajo.

Contó cómo hubo un tiempo en el que los cánones se agotaron y que el cantaor llegó a un punto en que no podía evolucionar. "Era el momento de la guitarra. Es ahí donde pocos, tres como mucho y podría sobrar alguno, se preocuparon. Se dieron cuenta de que hay que pegar un salto. Paco miró en un mundo que se sitúa en un espacio concreto y yo miré al otro. Contribuyó a enriquecer el flamenco y a la vez ocupamos todo el espacio". Sanlúcar se fijó en la música clásica y De Lucía miró a los ritmos caribeños y brasileños. "Todo eso viene a sumar y no a descartar a gente como a Chacón. Se amplía la cultura en un momento en el que somos ciudadanos del mundo. Cuanto más sepamos del flamenco, hay más profundidad, más hondura, más grandeza. Los que no quieren comprenderlo es porque tienen miedo". Al principio de la charla, que fue en formato de entrevista dirigida por el periodista Juan José Téllez, habló de la influencia tan especial que tuvo en él su padre, muy parecida a la que ejerció el de Paco de Lucía en el genial guitarrista. Relató cómo en su estudio de Cádiz se inspiraron con elementos inverosímiles y cómo ambos han dedicado buena parte de su vida a la guitarra. "Yo sólo he tenido dos vacaciones. Hemos tenido conciencia de este mundo, hemos creído en el trabajo y de quiénes eran nuestros mayores. Hemos sabido recoger esa herencia. Creo en el duende, pero cuando llega te tiene que pillar con la guitarra y no jugando al tenis".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios